Ir a contenido

EXPANSIÓN INTERNACIONAL

Gas Natural invierte 635 millones en la gasificación de Chile

La compañía catalana lleva el suministro a siete nuevas regiones en del país andino

El grupo chileno es la apuesta de la firma española por el crecimiento en Latinoamérica

Economia De izquierda a derecha  Antonio Gallart  gerente general de CGE  Maximo Pacheco  ministro de Energia  Salvador Gabarro  presidente de GAS NATURAL FENOSA  Michelle Bachelet  presidenta de Chile  Rafael Villaseca  consejero delegado de GAS NATURAL FENOSA y presidente de CGE  y Jordi Garcia Tabernero  director general de Comunicacion y Gabinete de Presidencia de GAS NATURAL FENOSA .

Economia De izquierda a derecha  Antonio Gallart  gerente general de CGE  Maximo Pacheco  ministro de Energia  Salvador Gabarro  presidente de GAS NATURAL FENOSA  Michelle Bachelet  presidenta de Chile  Rafael Villaseca  consejero delegado de GAS NATURAL FENOSA y presidente de CGE  y Jordi Garcia Tabernero  director general de Comunicacion y Gabinete de Presidencia de GAS NATURAL FENOSA .

Gas Natural Fenosa invertirá 700 millones de dólares (635 millones de euros) en los próximos cinco años para llevar a cabo la gasificación de siete nuevas regiones de Chile, a través de las distribuidoras Metrogas y GasSur. El proyecto que ha sido presentado por el presidente de la compañía, Salvador Gabarró, y el consejero delegado, Rafael Villaseca, a la presidenta chilena, Michelle Bachelet, supone también aumentar el uso del gas natural en las zonas donde ya está presente la compañía española en el país andino. 

La iniciativa permitirá conectar 500.000 nuevos hogares durante los próximos cinco años, lo que beneficiará a unos dos millones de personas. Este plan es la primera etapa de un proyecto que tendrá una duración de 10 años y que requerirá de una inversión de 1.100 millones de dólares (en torno a 1.000 millones de euros), y que permitirá suministrar gas a cerca de 800.000 nuevos hogares.

Las nuevas regiones a las que se proveerá de gas natural en los próximos cinco años son las de Tarapacá, Antofagasta, Atacama, Maule, Araucanía, Los Ríos y Los Lagos, que se suman a la Región Metropolitana y a la de O'Higgins, donde Metrogas ya opera. En total, serán 34 los nuevos municipios beneficiados por este proyecto.

CRECIMIENTO DE LAS OPERACIONES 

En el transcurso de una rueda de prensa que tuvo lugar hoy en Santiago de Chile, Salvador Gabarró, manifestó que “el lanzamiento de este plan es una muestra concreta de nuestra pública intención de hacer crecer las operaciones en Chile. Tenemos un compromiso con el desarrollo del país y la mejor calidad de vida de los chilenos”.

Por su parte, el consejero delegado, Rafael Villaseca, resaltó que este plan permitirá aumentar el acceso al gas natural a más del 20% del país, lo que pondrá a Chile al nivel que se registra en otros países de la región y de la OCDE. 

Desde un punto de vista estratégico, la adquisición por parte de Gas Natural de la compañía chilena CGE supuso “la mayor operación de compra internacional realizada por la multinacional energética española en toda su historia” y también “la mayor compra de una utility en Latinoamérica”. CGE concentra casi toda su actividad en el sector eléctrico y gasista en Chile (desde Arica a Puerto Williams), Argentina (en cuatro provincias) y en Colombia (26 de los 32 distritos en la actividad de distribución de gas licuado).

Gas Natural Fenosa calificó la compra como “hito estratégico clave” porque le permitía entrar en el mercado energético de Chile a través de la principal empresa de distribución de electricidad y gas del país. La oferta pública de adquisición (OPA) costó unos 2.600 millones de euros. En ese momento (octubre del 2014) era una de las mayores eléctricas del país, con más de 2,5 millones de clientes y distribuía al 40% del mercado chileno. Controla las distribuidoras Metrogas y GasSur. Metrogas era en el momento de la compra la principal compañía distribuidora de gas de Chile, con cerca de 600.000 clientes.

SEGURIDAD JURÍDICA

Para la compañía catalana, la incorporación de la chilena suponía reducir el riesgo de las inversiones en Latinoamérica.  El país le ofrece un mercado estable con marcos regulatorios favorables frente a otras economías. Las perspectivas de crecimiento de Chile para este año siguen siendo positvas, con una previsión del 2,2% de crecimiento del producto interior bruto (PIB), aunque quizá con menos potencial que Perú o Colombia, pero con la seguridad de que ofrece uno de los países europeizados y con un mercado más maduro. Chile es el estado de la región con menor percepción de riesgo para las inversiones extranjeras como demuestran las calificaciones de las agencias de rating, que fijan la nota para su deuda soberana en doble A, muy por encima de la consideración de bonos basura para México o Brasil, por poner un ejemplo.