Ir a contenido

La gestión de la ATLL abre la primera grieta en Junts pel Sí

ERC se alinea con la CUP y pide la marcha atrás de la privatización

Los republicanos consideran líneas rojas la privatización del agua y el proyecto de BCN World

Xabi Barrena

Junqueras, Baños y Mas, en las escaleras del Parlament, durante el debate de investidura.

Junqueras, Baños y Mas, en las escaleras del Parlament, durante el debate de investidura. / JULIO CARBÓ

Semana decisiva en la negociación entre Junts pel Sí y la CUP. Y se aproximan curvas, no solo porque, como acostumbra a suceder, se ha dejado para el final los asuntos más espinosos, sino porque estas mismas carpetas son las que más tensión interna aplican a los socios de la coalición electoral independentista. A las diferencias ya conocidas entre Convergència y la fuerza anticapitalista se suman ahora divergencias entre CDC y ERC. Como anticipó la semana pasada una voz republicana a este diario, Convergència, según fuentes de la negociación, se ha quedado este lunes sola en la defensa de la privatización de la Aigues Ter Llobregat (ATLL). Esta primera grieta en el frente de JxSí vivirá otro episodio cuanto se toque la cuestión del proyecto de BCN World, del que reniegan los republicanos. No cuesta ,mucho imaginar la más que probable oposición de ERC a mantener los consorcios sanitarios, esto es, la alineación también con la CUP en su supresión.

No en vano, en declaraciones públicas y parlamentarias, tanto ahínco ha puesto, por ejemplo, Oriol Junqueras en atacar el proyecto urbanístico, por entender que se alejaba del modelo de país al que debería encaminarse Catalunya, como a la privatización de servicios sanitarios.

La llegada de las horas decisivas -la semana pasada se acordó realizar reuniones diarias hasta el 22 de diciembre-- ha provocado que en las últimas jornadas las distintas partes tomaran posiciones. La semana pasada la CUP, encabezada por el diputado Josep Manel Busqueta, en un acto a las puertas del hospital de Bellvitge exigió a JxSí que se comprometiera a no llevar adelante cualquier acción privatizadora del sector sanitario, vía, por ejemplo, la creación de consorcios. Busqueta es uno de los más renuentes al pacto, como acredita la presencia de su firma en el manifiesto de 140 personas del entorno cupero previo a la jornada de debate celebrada en Manresa. En terminología de la política de Oriente Medio, en concreto de la política israelí (sin ánimo de molestar a nadie), Busqueta sería un 'halcón'. En el lado contrario, David Fernández, favorable a prestar el voto de dos siputados para investir a Mas, sería una paloma.

Quien también ha marcado la raya en suelo en el pie es el 'exconseller' de Presidència, Francesc Homs. En su intervención en  la conferencia-coloquio Primera Plan@ de EL PERIÓDICOel cabeza de lista de Democràcia i Llibertat (DL), ha abordado, este lunes, la cuestión de la pretendida renacionalización de la ATLL. En concreto para rechazar  la recuperación de la gestión pública al 100%: "No, porque vale unos 300 millones, y las cosas se han de saber ponderar y calibrar, tenemos muy pocos recursos disponibles, los estamos destinando a las necesidades sociales más urgentes". Y ha cargado contra "el bla, bla, bla y los discursos" que defienden la gestión pública del agua.