Ir a contenido

ECOFIN

La tasa a las transacciones financieras se resiste a despegar

Una decena de países intentarán cerrar un acuerdo político sobre este impuesto en junio de 2016

SILVIA MARTÍNEZ / BRUSELAS

Simulación de la tasa Tobin en el Monopoly.

Simulación de la tasa Tobin en el Monopoly.

Todavía queda mucho trabajo de cocina por delante pero 10 países de la zona euro, entre ellos España, han conseguido acordar este martes las grandes líneas maestras de la futura tasa a las transacciones financieras que lleva varios años sobre la mesa. El objetivo de este grupo de países es lograr un acuerdo político para junio del 2016. “Tenemos las bases para avanzar en los próximos meses o trimestres. El acuerdo de principios de hoy es un avance fundamental”, aseguraba el ministro español, Luis de Guindos, tras el consejo de ministros de economía y finanzas de la UE.

Guindos admite que hay “bastante escepticismo”, que la propuesta lleva mucho tiempo sobre la mesa, pero también “que no es sencilla” y, sobre todo, que no debe generar distorsiones entre los Estados miembros. “Estoy convencido de que terminaremos teniendo un impuesto a las transacciones financieras. Soy optimista sobre las divergencias que hay entre los Estados miembros”. Prueba de esas diferencias es que un país, Estonia, decidía este martes quedarse al margen y no suscribir el principio de acuerdo abandonando un barco en el que se subieron inicialmente once países.

El pacto incluye las líneas maestras de la futura tasa a las transacciones financieras que ahora deberá desarrollar la Comisión Europea en forma de texto legislativo. Según el acuerdo, se gravarán todas las transacciones con acciones que se negocian intradía y todas las operaciones en la cadena, excepto las de agentes y miembros de cámaras de compensación. En cuanto al alcance territorial, el acuerdo de principios sugiere que todavía queda por determinar si es más sensato empezar a tasar solo las acciones emitidas en los 10 Estados miembros que participan en la tasa, pero subraya que el impuesto debe basarse en el principio de una base lo más amplia posible y tipos bajas.

IMPACTO REAL

Todavía queda por determinar el impacto sobre la economía real y las pensiones aunque están de acuerdo en la necesidad de minimizarlo y en tener en cuenta la viabilidad financiera del impuesto en cada uno de los países participantes. Entre los países participantes además de España están Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Grecia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia y Austria. El eurodiputado de ICV Ernest Urtasun ha lamentado la falta de avances y los retrasos en adoptar la tasa. “Estamos más cerca pero los cambios sobre la mesa son desalentadores y hay muchas dudas pendientes por despejar”, ha valorado tras el Ecofin. El eurodiputado español ha criticado que a tenor del pacto preliminar “podríamos encontrarnos con pocas actividades y productos grabados y con unos tipos muy bajos”.