POLÍTICA MONETARIA

Las diferencias entre el BCE y la Reserva Federal de Estados Unidos

Ambos reguladores tienen la misma función, pero los resultados que logran son distintos

Mario Draghi y Janet Yellen en Jackson Hole en agosto del 2014.

Mario Draghi y Janet Yellen en Jackson Hole en agosto del 2014. / AP PHOTO / JOHN LOCHER

2
Se lee en minutos
Josep-Maria Ureta
Josep-Maria Ureta

Periodista

ver +

En apariencia el Banco Central Europeo y la Reserva Federal de Estados Unidos (la Fed) tienen la misma función: gobernar la moneda propia (euro y dólar) mediante todo tipo de operaciones financieras, dada su posición de privilegio, el monopolio de imprimir billetes. Sin embargo, pese a tener tareas similares los resultados son distintos, como se ha comprobado tras el inicio de la Gran Recesión desde el 2008. De manera sucinta, al menos son tres la diferencias entre el BCE y la Fed.

OBJETIVOS

Según sus estatutos, el BCE tiene como misión "mantener el poder adquisitivo del euro". En la práctica, mantener los precios estables (IPC armonizado de los 19 países del euro). De ahí que para prevenir la inflación, el BCE emita dinero y valores a muy bajo interés. La Reserva Federal tiene unos objetivos mucho más amplios: "Conseguir el crecimiento económico sostenible, con pleno empleo, estabilidad de precios y moderadas tasas de interés a corto plazo". El BCE tiene como prioridad la baja inflación (2% como objetivo) y la Fed el crecimiento económico. 

ESTRUCTURA

Noticias relacionadas

La Reserva Federal de EEUU se creó por ley el 23 de diciembre de 1913. Es la suma de la reservas de los 12 estados que tienen potestad de emisión de dólares y se gobierna mediante la junta de gobernadores. Sus actas se publican semanas después de la reunión. Tiene, además un poderoso órgano de intervención en el sistema financiero, el FOMC, siglas inglesas de comité federal del mercado abierto. En cambio, el Banco Central Europeo (creado en junio de 1998 y activo desde enero de 1999) es un órgano más descentralizado, dada la reticencia de los países miembros, que son accionistas del BCE en la proporción del PIB de sus respectivos países,  a ceder competencias. Los bancos centrales nacionales conservan buena parte de sus competencias, y las del BCE las ejercen por delegación. Desde el 2015 se ha iniciado una limitada cesión de poderes al BCE de supervisión y resolución (liquidación) de bancos privados de la zona euro.

ESTRATEGIA MONETARIA

El BCE, con la rigidez de prioridad de lucha contra la inflación, ha de estar atento a múltiples indicadores, tanto económicos como monetarios, antes de tomar una decisión sobre tipos de interés o compra de activos de bancos privados como garantía de préstamos a muy bajo o nulo interés. A diferencia de la Fed, no puede emitir bonos federales (eurobonos). En cambio, la Reserva Federal, al no tener límites de actuación tan rígidos como el BCE, acostumbra a aplicar políticas muy flexibles de tipos de interes, decidiendo en cada momento si hay que dar prioridad a reducir la inflación o promover el crecimiento.