NUEVA ETAPA

El nuevo propietario de Gas Gas prevé fabricar 2.000 motos de trial en el 2016

Torrot prevé que la fábrica de Salt entre en funcionamiento entre enero y abril del próximo año

El director general de Torrot, Ivan Contreras, nuevo propietario de Gas Gas, en una moto para niños.

El director general de Torrot, Ivan Contreras, nuevo propietario de Gas Gas, en una moto para niños. / ACN / JORDI PUJOLAR

3
Se lee en minutos

El nuevo propietario de Gas Gas se plantea retos ambiciosos para los próximos años, según ha explicado el director general de Torrot, Ivan Contreras. El más inminente, recuperar el año próximo el liderazgo en el mercado de trial. En el 2016 se fabricarán 2.000 motos de trial, una vez esté en marcha la planta de Salt (Gironès), y el objetivo el llegar a las 4.000 unidades anuales en el 2018, según ha afirmado Contreras en una entrevista.

En enduro, Torrot trabajará el próximo año en una nueva moto más competitiva que el actual para lanzarla al mercado en el 2017. Finalmente, un proyecto a largo plazo es hacer el salto a la moto eléctrica, aprovechando la tecnología de Torrot. La primera 'offroad' eléctrica de Gas Gas, sin embargo, no te data.

La nueva propiedad de Gas Gas quiere relanzar la marca cuanto antes y ya antes de poder entrar en la fábrica se ha puesto a trabajar en la comercialización de las motos de trial que comenzarán a fabricarse en la planta de Salt a partir del próximo año. En una feria reciente en Milán, varios importadores internacionales ya han hecho comandas.

Del mismo modo, el equipo de Torrot se ha puesto en contacto con los proveedores para que tan pronto como se ponga en marcha la fábrica –se prevé que pueda ser durante el primer cuadrimestre del 2016- lleguen los componentes necesarios para el ensamblaje de los vehículos.

La puesta a punto de la maquinaria, parada durante los últimos meses, se hará en paralelo al traslado a Salt de la fábrica que Torrot tiene en Mataró y donde desarrolla motos urbanas eléctricas. Por falta de espacio en las instalaciones de la capital del Maresme, la empresa mantendrá solo el departamento de investigación y desarrollo.

En cuanto a las cifras de producción, el 2016 se prevé llegar a un total de 6.000 motos, de las que 2.000 serán de trial, un millar más de enduro y 3.000 del modelo MUVI de Torrot, una escúter eléctrica conectada en todo momento a internet y con una autonomía de batería de más de 100 kilómetros.

NUEVOS MODELOS

En el horizonte del 2018, Torrot se plantea para Gas Gas alcanzar las 4.000 motos de trial, con lo que se convertiría en líder del mercado en este sector, 6.000 motos de enduro y 5.000 me MUVI. En el caso de la de enduro, se replanteará antes el modelo, ya que el actual no convence a los propietarios de la marca.

“La motot de trial está preparada para industrializar y vender y ya tenemos comandas reales, pero la de enduro necesita mejoras porque no tenía éxito en el mercado”, ha explicado el director general de Torrot, Ivan Contreras.

En este sentido, en el 2016 habrá “todo un equipo de trabajo para sacar el 2017 una moto de enduro competitiva”. En relación a los nuevos modelos de futuro, la enduro será el primero pero no el único. A largo plazo, la dirección de Torrot prevé combinar en un único vehículo lo mejor de las dos marcas.

“Gas Gas tiene una gran potencia internacional y la queremos aprovechar para sacar una moto 'offroad' eléctrica de referencia, que será marca Gas Gas, pero desarrollada con tecnología de Torrot”. 

También están en cartera una nueva bicicleta eléctrica de la marca Torrot, así como una evolución de la nueva MUVI, hecha “con fibra de carbono para reducir peso y alargar la autonomía”. 

INVERSIÓN Y EMPLEO

En cuanto la inversión comprometida para reflotar Gas Gas, 13 millones de euros en tres años, Contreras ha detallado que se destinará a tres grandes partidas. Una partida pequeña servirá para mejorar el ‘software’, los controles de producción y garantizar así una “producción industrial de calidad”. 

 

Noticias relacionadas

Un segundo paquete será dinero circulante que Torrot usará para hacer frente a la compra de componentes necesarios para la fabricación de las motos, mientras que una tercera partida será la destinada a la competición de trial y a la incorporación de pilotos profesionales. “Gas Gas es un referente en la competición y mantener el nivel ha de revertir en el mercado”, apunta Contreras.

Por otra parte, además de los 55 antiguos trabajadores de Gas Gas que podrán mantener su empleo, habrá otros 30 que pasarán a una bolsa de trabajo que “serán los primeros en contratar” cuando la empresa tenga la necesidad de ampliar la plantilla. La previsión para el 2018 es llegar a los 80 trabajadores.

Temas

Empresas Motos