FORO PARA IMPULSAR LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA

El éxito del fracaso

EL PERIÓDICO y Banco Popular organizan un foro de ayuda a las pymes

De izquierda a derecha Jose Maria Ureta, Francesc Xavier Subirana, Manel Balfego, Pablo Foncillas, Miguel Angel Luna, Joan Alegre, Alfonso Ruspira y Josep Lluis Busquets. / JOAN REVILLAS

De izquierda a derecha Jose Maria Ureta, Francesc Xavier Subirana, Manel Balfego, Pablo Foncillas, Miguel Angel Luna, Joan Alegre, Alfonso Ruspira y Josep Lluis Busquets.
De izquierda a derecha, Joan Alegre, director de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA; Carles Pellicer, alcalde de Reus; Alfonso Ruspira y Francesc Xavier Subirana, directivos de Banco Popular; y Josep Lluís Busquets, director de Tesorería de EL PERIÓDICO, en el Foro Pyme, en La Canonja (Tarragonès).
Fernando Rodríguez, durante su intervención en el Foro Pyme, en La Canonja (Tarragonès).
El profesor de IESE Pablo Foncillas, durante su ponencia en el Foro Pyme, en La Canonja (Tarragonès).
El director general de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, Joan Alegre, en la presentación del Foro Pyme, en La Canonja (Tarragonès).
Joan Alegre, director general de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA (izquierda) y Carles Pellicer, alcalde de Reus, conversan con uno de los asistentes al Foro Pyme, en La Canonja (Tarragonès).
Francesc Xavier Subirana, delegado territorial de Tarragona y Lleida de Banco Popular (izquierda), y Joan Alegre, director general de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, saludan a los participantes del Foro Pyme, en La Canonja (Tarragonès).

/

Se lee en minutos

RAFAEL MORALES / LA CANONJA

El ejemplo sobre la trayectoria del Grupo Balfegó, una de las empresas pioneras en la pesca y el tratamiento del atún rojo a nivel mundial, y las lecciones sobre la importancia del fracaso a cargo de Pablo Foncillas, profesor de IESE y experto en innovación empresarial, fueron ayer el anzuelo para tomar el pulso a la pequeña y mediana empresa de Tarragona. «Incluso los científicos han tenido que reconocer nuestra labor», afirmó Manel Balfegó, director del grupo pesquero afincado en l'Ametlla de Mar (Baix Ebre). «Estoy harto de tener que hablar del éxito porque lo normal es fracasar», apuntó Foncillas.

Balfegó, miembro de la quinta generación de una familia de pescadores, y Foncillas, experto consultor de empresas, fueron los ponentes en el primero Foro Pyme Tarragona organizado por EL PERIÓDICO DE CATALUNYA y el Banco Popular que se celebró ayer en las instalaciones de La Boella, en La Canonja (Tarragonès).

La iniciativa, a la que asistieron unos 200 empresarios, quiere promocionar el desarrollo de la pequeña y mediana empresa. Joan Alegre, director general de El PERIÓDICO DE CATALUNYA, las comparó con los 'castells'. «Es una suma de esfuerzos en la que cada uno vela por lo suyo, pero también existe un objetivo común», destacó en el acto inaugural. «Tenemos y debemos estar presentes en vuestro día a día», confesó en la clausura Alfonso Ruspira, director territorial del Banco Popular en Catalunya y Balears.

«Es evidente que fracasar es malo, pero tenemos que dedicar algo de tiempo a pensar en ello porque lo que es seguro es que, en un momento u otro, vamos a fracasar», alertó Foncillas. En un foro de empresarios y emprendedores, el experto en innovación sorprendió desde el principio por el título de su conferencia: 'Forense del fracaso. Claves para fallar con éxito'.

Noticias relacionadas

Le sirvió de ejemplo en su discurso la trayectoria de la empresa familiar que Balfegó detalló minutos antes, con un camino lleno de éxitos pero también de fracasos e incertidumbre. En los años 80 del siglo pasado la empresa dejó la pesca de arrastre y se centró en la del atún rojo, pero los problemas que surgieron en el 2007 le obligó a transformarse y pasar de tener 30 trabajadores en el 2002 a 183 que tienen en la actualidad.

«Como sabes que vas a fracasar, hazlo rápido, aprende y arréglalo pronto», aconsejó Foncillas. En el mismo tono distendido que impuso el moderador, Josep Maria Ureta, en el coloquio alguien preguntó si el fracaso del Madrid frente al Barça era un primer paso hacia el éxito, a lo que Foncillas no tuvo más remedio que responder afirmativamente.