18 sep 2020

Ir a contenido

El Cercle reclama un Govern estable y respetuoso con la legalidad o nuevas elecciones

El foro económico denuncia que la ruptura con la legalidad de JxSí y la CUP influye en los traslados de sedes de empresas y parálisis de inversiones

Olga Grau

El ’president’ de la Generalitat, Artur Mas, y el presidente del Cercle d’Economia, Antón Costas, en un encuentro el pasado 25 de febrero.

El ’president’ de la Generalitat, Artur Mas, y el presidente del Cercle d’Economia, Antón Costas, en un encuentro el pasado 25 de febrero. / JOAN CORTADELLAS

El Cercle d'Economia, el influyente foro económico empresarial catalán, prefiere elecciones que un Govern pactado con la CUP. La institución que preside el catedrático Antón Costas y que tiene como vicepresidentes a Josep Oliu (Banc Sabadell), Marc Puig (Puig) y Artur Carulla (Agrolimen) ha elaborado una nota de opinión titulada Corregir el rumbo de la política catalana en la que urge a "formar un gobierno con mayoría parlamentaria estable y respetuosa con la legalidad". Los empresarios expresan en el documento que "de no ser posible, pensamos que la vía adecuada es convocar nuevas elecciones". La junta directiva del Cercle se reunió el pasado lunes y decidió, tras un debate encendido, elaborar una nota de opinión que recogiera el malestar de los empresarios por la situación política. En la junta, además de Oliu, Carulla y Puig estuvieron presentes empresarios como Amancio López (Hotusa), Jordi Mercader (Miquel y Costas) y Ramon Asensio (Roca). Según fuentes de la institución, el documento se ha elaborado con el consenso de todos los empresarios y en un tiempo récord, tan solo dos días. 

La nota se hizo pública un día después del anuncio de Derby Hotels Collection, el hólding hotelero del empresario Jordi Clos, de trasladar su sede social de Barcelona a Madrid. A pesar de que esta compañía justificó la apuesta por instalarse en la capital española por temas fiscales, la nota del Cercle d'Economia entra de lleno a denunciar que la actual coyuntura política está teniendo efectos en la economía. El Cercle considera "indispensable y urgente corregir el rumbo que la política catalana ha iniciado con la declaración aprobada por el Parlament de Catalunya en su sesión constitutiva del pasado lunes 9 de Noviembre con el voto de los 72 diputados de Junts pel Sí y la CUP". Y asegura que dadas las responsabilidades que tienen sus miembros en el mundo económico y financiero pueden afirmar que "la ruptura de la legalidad que implica esa declaración ha tenido, desde el minuto uno de su aprobación, efectos negativos ciertos y objetivos en las decisiones empresariales de inversión así como en la localización de sedes corporativas en Cataluña". La inseguridad jurídica y la incertidumbre empresarial que crea esa declaración, según el Cercle "son altamente perjudiciales para la fortaleza de la economía catalana, la creación de riqueza y la generación de empleo". Y añade: "Estos efectos se magnificarían de confirmarse la formación de un gobierno de mayoría inestable, sometido a condiciones de plazo y comprometido con políticas y regulaciones susceptibles de crear una fuerte incertidumbre en las empresas, los inversores y los ahorradores". 

Uno de los indicadores que se ha utilizado los últimos días para la confirmación de la marcha de empresas de Catalunya hacia Madrid ha sido la caída de actividad de las notarías catalanas, donde se registra con precisión la creación de nuevas sociedades. Se ha llegado a decir que desde septiembre ha caído un 20%, y que coincide con el auge de la actividad en las notarías madrileñas. Ningún dato objetivo confirma esta apreciación. El Col·legi de Notaris de Catalunya lo desmintió ayer con dos precisiones: las estadísticas fiables disponibles hasta hoy son las del pasado septiembre (cuando hubo elecciones). Y además, por comparación con los mismos meses del año pasado -septiembre y octubre-, si algo refleja la actividad notarial 2014-2015 es un aumento de actividad, es decir, mayor inscripción de nuevas sociedades.