FUNCIÓN PÚBLICA

Los empleados públicos de la Generalitat se plantan ante el 'president'

Los funcionarios mantienen una concentración frente al Palau para exigir a Artur Mas la devolución de 1.400 millones

Concentración de funcionarios de la Generalitat para reclamar la devolución de las pagas extras. / CARLOS MONTAÑES

Se lee en minutos

A los empleados públicos de la Generalitat se les está acabando la paciencia. Una representación de los funcionarios de la Administración autonómica se ha plantado hoy ante el Palau de la Generalitat para exigir al president que devuelva las pagas extras suprimidas por el Govern durante tres años. 

La concentración se ha iniciado a las 10 de la mañana y se mantendrá, como mìnimo, hasta primera hora de la tarde, cuando está previsto que se sumen a la protesta un buen número de funcionarios después de acabar su jornada laboral. Los sindicatos convocantes de la acción, CCOO, UGT e IAC, han entregado al gabinete de Artur Mas un documento con sus reivindicaciones, encabezadas por la devolución de las pagas extraordinarias que no fueron abonadas en los años 2012, 2013 y 2014, así como la reposición de los días de asuntos propios que también fueron suprimidos. La protesta, que forma parte de una escalada de movilizaciones, se produce en una jornada en que Mas se encuentra en el Palau después del debate de investidura celebrado ayer en el Parlament. 

RECORTE MÁS INTENSO EN CATALUNYA

Catalunya se ha convertido en la última comunidad autónoma que se niega a abonar o a pactar la devolución de las cantidades que fueron descontados a sus trabajadores, según los sindicatos. La Generalitat tiene el agravante de que suma tres ejercicios sin paga, a diferencia del resto de autonomías y de la Administración General del Estado que eliminaron el pago un solo año. 

De las tres pagas adeudadas, el Govern ya ha abonado el 25% de la del 2012 después de varias sentencias judiciales que obligaron a la Generalitat a rectificar la medida aplicada al considerar que se había calculado de forma errónea sobre una parte del año ya meritada. Teniendo en cuenta que el coste de una paga extra para los 240.000 empleados de la Generalitat y sus empresas y organismos es de unos 500 millones de euros por ejercicio, la cantidad global que reclaman los funcionarios de Catalunya asciende a casi 1.400 millones.

REUNIONES INFRUCTUOSAS

Los sindicatos reclaman a Artur Mas que siga los pasos del resto de administraciones en dar marcha atrás a los recortes aplicados a los funcionarios, y al mismo tiempo que asuma directamente la responsabilidad de la negociación ante la imposibilidad de avanzar en los contactos con los representantes de función pública. De hecho, este viernes está convocada otra mesa de la función pública de Catalunya que los sindicatos temen que se nuevamente infructuosa al encontrarse con "un muro" imposible de franquear. "Da la impresión de que la mayoría de los departamentos están paralizados en estos momentos, a excepción de Economia y Presidència y por eso estamos en la plaza de Sant Jaume", ha explicado Xavier Casas, responsable de UGT en la Generalitat.

Noticias relacionadas

En la reunión anterior, los representantes de función pública de la Generalitat solo ofrecieron la devolución de un día de asuntos propios de los que se habían suprimido, una propuesta que los sindicatos calificaron de "burla" a los trabajadores afectados. Para Xavier Casas, la devolución de las pagas es una cuestión de voluntad ya que otras comunidades que han empezado a retornar el dinero tienen un nivel de déficit más alto que el de Catalunya. "El verdadero problema -añade- es que el Govern es un recortador nato, lo lleva en su ADN".  

Los sindicatos se muestran flexibles en el calendario para que la Generalitat desembolse los 1.400 millones adeudados. A juicio de Xesús González, de CCOO, no se trata de negociar los derechos que ya tienen los funcionarios, "sino los plazos para recuperar esos derechos".