Ir a contenido

IRPF: El club de los 19 millones

Los declarantes de la renta se mantienen por debajo de 20 millones desde hace siete años, con un 41% de contribuyentes que dicen ingresar hasta un máximo de 1.000 euros al mes

AGUSTÍ SALA / BARCELONA

La Agencia Tributaria podría promocionar la próxima campaña de la renta con el lema Somos 19 millones. Esta es la cantidad de declarantes en la que está anclado el principal impuesto directo del sistema tributario español desde hace siete años, justo desde que comenzó la crisis. El récord se batió en el 2011 (la declaración se presentó en el 2012), con un total de 19,5 millones, pero luego volvió a bajar hasta la previsión de la campaña del 2014 (la que se ha presentado este año), con 19,4 millones.

La Memoria de la Administración Tributaria 2013, que publica el ministerio de Hacienda recoge estos datos. En el ejercicio del 2007 fue el último en el que las declaraciones fueron 18,7 millones, ya que en en el 2008 ya fueron 19,4 millones, un umbral en el que se mantienen. La crisis ha hecho mella en el número de declarantes, ya que el grueso del IRPF lo conforman los rendimientos del trabajo (más de 80 de cada 100), un bien bastante escaso durante la etapa de recesión.

La progresión de declarantes ha sido constante desde 1999, en el que el número era 13,9 millones. Cada ejercicio se sumaban nuevos cotizantes como consencuencia de la bonanza económica. En los últimos siete años, la cantidad ha fluctuado en torno a 19 millones. La declaración de la renta del 2015, que se presentará la próxima primavera, revelará si realmente la recuperación se nota en el IRPF.

4.628 DE MÁS DE 600.000 EUROS

Según el análisis de la Administración Tributaria, un total de 7.939.045 contribuyentes, que fueron el 41% del total en el 2012, declararon ingresos de hasta 12.000 euros, lo que significa 1.000 euros al mes. Pero el 21,9%, es decir, 4,2 millones, anotaron en los impresos del IRPF rentas de un máximo de 6.000 euros, lo que supone unos 500 euros al mes, y una base imponible media (formada por todas las rentas e ingresos que tienen) de 2.353 euros. Por el otro extremo, por encima de los 600.000 euros anuales, solo hubo 4.628 declarantes con una base declarada media de 1,4 millones de euros.

Otro hecho que se reproduce cada vez que se publica este estudio de la Administración Tributaria es que los asalariados, el grueso de los declarantes (16,5 millones), declararon bases imponibles muy superiores a las de los profesionales y los pequeños empresarios (2,9 millones).

Así, la media consignada por rentas del trabajo fue de 18.692 euros anuales, frente a 7.435 euros de quienes declaran actividades económicas. En todo caso, la media dada a conocer a Hacienda es mucho menor en las actividades económicas en el caso de la estimación objetiva o por módulos, con una media de 5.521 euros, que en estimación directa (diferencia entre los ingresos y los gastos reales), con 9.100 euros.

El tipo medio global del IRPF, que se calcula sobre la base imponible, fue en el 2012 del 19,4%, nueve décimas más que el ejercicio precedente. Ese aumento se debió a la subida histórica del impuesto acordada por el PP cuando accedió al poder.