Ir a contenido

Patrocina:

SALÓN INMOBILIARIO DE BARCELONA

Un estoc difícil de eliminar

El parque de vivienda para primera residencia baja a un ritmo lento porque el factor demográfico no acompaña

MAX JIMÉNEZ BOTÍAS / BARCELONA

Las cifras contradictorias sobre el parque de viviendas vacías en España son relativamente fáciles de encontrar si se presta atención a las diferentes fuentes emisoras de información del sector inmobiliario. Por esa razón conviene precisar de qué se habla en cada momento y de dónde procede la información. Esa es la razón por la que el profesor de Economía Aplicada de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), Josep Oliver, ha denominado: viviendas vacías para uso principal -las que se destinan a primera residencias de las familias- el recuento que ha realizado para un estudio sobre la relación entre demografía y vivienda denominado Tendencias generales del sector residencial español y perspectivas 2015-2018.El estudio ha sido realizado para Anticipa Real Estate -firma inmobiliaria del fondo Blackstone en España que, entre otros activos ha adquirido una cartera de créditos problemáticos de 4.500 millones de CatalunyaCaixa- y presentado en el salón inmobiliario Barcelona Meeting Point (BMP)

El caso es que Oliver considera que el parque de viviendas vacías para uso principal en España era de 983.000 pisos a finales del 2014 y será de 978.000 a finales del 2018, una variación de tan solo el 0,5% que, desde luego no justifica el optimismo entre algunos agentes del sector de que el parque va a ser absorbido con relativa facilidad. No será así. Razón por la cuál «conviene desarrollar una política de fomento de los alquileres que hasta ahora no se ha practicado en España», coincidió Oliver con el director general de Anticipa, Eduard Mendiluce.

PARQUE INEXISTENTE

«Incluyendo la época del franquismo, no hemos sido capaces de desarrollar un parque de alquileres en este país. Hay que tomar medidas para no perjudicar a quienes se quiere ayudar (quienes tiene mayores dificultades para acceder a una vivienda)», comentó el presidente de la asociación de promotores de Barcelona, Lluïs Marsà, en el mismo espacio del BMP. El concepto de vivienda vacía que maneja el profesor Oliver descuenta la segunda residencia, las casas compradas por los extranjeros, así como las que son producto de ejecuciones hipotecarias.

Se suma, eso sí, tanto vivienda nueva como de segunda mano destinadas a primera residencia. Esos parámetros indican que entrarán en el mercado unas 230.000 viviendas nuevas viviendas en el horizonte del 2018. Asimismo, las actuales previsiones demográficas apuntan a la creación de nuevos hogares en una cifra similar: 230.000. De esta forma, «la cifra de partida inicial no cambiará sustancialmente», destacó Oliver.

El parque podría reducirse de forma más sustancial que la prevista en el estudio en el supuesto de que el número de nuevas viviendas iniciadas fuera menor de los previsto. También en el caso de que la actual fase de recuperación económica se tradujera en un incremento de la salida de jóvenes que actualmente residen con sus familias, pero cuentan con ingresos suficientes, al menos, para afrontar un alquiler.

En todo caso, la combinación de todos esos factores, «no provocará una gran presión sobre los precios», consideró Oliver. El ritmo de crecimiento de los precios se prevé menor de lo que se apunta en las grandes ciudades.

0 Comentarios
cargando