Ir a contenido

El gas busca una salida

Bruselas da prioridad al gasoducto Catalunya-Francia y Gas Natural y la industria defienden explorar la opción del 'fracking

AGUSTÍ SALA / BARCELONA

España tiene infraestructura suficiente para importar gas del norte de África, a través de gasoducto; y también de EEUU, que a partir del año que viene será uno de los grandes exportadores de gas natural licuado (GNL). El problema es que para ser la puerta de entrada de ese combustible, especialmente del GNL de EEUU, hacia el resto de Europa hay que aumentar las interconexiones con Europa.

En este sentido, el comisario de Política Climática y Energía, Miguel Arias Cañete, aseguró en una jornada en Barcelona organizada por la Fundación Gas Natural que el gasoducto Midcat para conectar con Francia por Figueres es una de las prioridades de Bruselas. Incluso se mostró confiado en que esa infraestructura, reivindicada en el mismo acto por el ministro de Industria, José Manuel Soria, y el conseller de Empresa, Felip Puig, verá la luz en el 2020.

«La Comisión Europea va a poner sobre la mesa todos los elementos de que dispone para que se desarrolle», explicó. A la vez dijo que ya se ha definido una primera fase de 235 kilómetros de gaseoducto y 470 millones de euros de inversión, más una segunda en Francia con costes mayores. El presidente de Enagás, Antoni Llardén, explicó que las dos fases se fijaron en una reunión con las firmas de transporte de gas en España y Francia. Eso, agregó, «ha roto el nudo gordiano que impedía solucionar este problema». La presidenta de la compañía francesa TIGF, Monique Delamare, menos concreta, destacó que la clave es definir quién pagará las inversiones.

Por su parte, el consejero delegado de Gas NaturalRafael Villaseca, se felicitó de esos avances, ante la necesidad de dar salida al gas. Recordó que España tiene siete plantas de regasificación que hoy solo operan al 11%. Villaseca, como lo hizo antes el presidente de la compañía, Salvador Gabarró, reclamó a su vez explorar el potencial del gas no convencional (shale gas) que se obtiene con fractura hidráulica (fracking). Anteponiendo la seguridad ambiental, afirmó que «sería una lástima» no aprovechar esa capacidad para reducir la dependencia de las importaciones y que los expertos cifran en el equivalente al consumo de siete años. En EEUU, dijo, ha contribuido a reducir las emisiones de dióxido de carbono, los precios y los costes de la producción eléctrica.

También el ministro Soria tachó de «lujo» prescindir de esa opción a la que se ha opuesto hasta ahora la Generalitat. Y el presidente de la patronal química FeiqueAntón Valero, pidió que a las importaciones de EEUU se sume combustible autóctono. Con eso su sector, afirmó, «sería uno de los más competitivos de Europa».

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.