09 jul 2020

Ir a contenido

ESCÁNDALO EN LA AUTOMOCIÓN

El Gobierno pedirá a Seat que devuelva ayudas

Soria dice que tendrá que retornar incentivos del PIVE por los motores trucados

Seat tendrá que devolver al Gobierno los fondos del plan PIVE que ha recibido en los últimos años por la venta de coches con motores trucados. El ministro de Industria, José Manuel Soria, aseguró ayer que el Ejecutivo exigirá a Seat que devuelva las ayudas de aquellos automóviles vendidos y afectados por el fraude en las emisiones contaminantes.

Soria señaló que el ministerio está a la espera de que la compañía les indique el número de vehículos fabricados y vendidos, tanto dentro como fuera de España, a los que se les hayan manipulado los datos de emisiones de sus motores. Asimismo, indicó que el grupo Volkswagen le ha asegurado que mantendrá las inversiones previstas en España, de 4.200 millones, y que el fraude en las emisiones contaminantes no afectará ni a la actividad ni al empleo.

El grupo Volkswagen tiene un total de 33 modelos de turismos bajo sospecha de haberse vendido entre el 2009 y el 2015 con motores de 1.6 y 2.0 litros de gasóleo con la trampa para maquillar el óxido de nitrógeno. La lista incluye ocho modelos de Seat: Ibiza, León, Toledo, Exeo, Alhambra, Altea, Altea XL y Freetrack.

AFECTADOS / La organización de consumidores Facua cuenta ya con unos 1.000 usuarios en la recién creada plataforma de afectados por el fraude del grupo Volkswagen. Según Facua la empresa sigue sin detallar cuáles son los modelos afectados, pero «están bajo sospecha todos los diésel» de Volkswagen, Audi, Skoda y Seat, «de los que cientos de miles se han comercializado en España».

El grupo alemán anunció ayer que presentará en breve una mejora gratuita que elimine la manipulación de las emisiones de gases contaminantes facilitada por un programa informático que instaló en 11 millones de vehículos. Un portavoz de la compañía recalcó que la adopción de esta mejora no costará nada a los propietarios de los automóviles afectados. «Los costes son enormes, pero, como es totalmente comprensible, no los asumirán los clientes», enfatizó el portavoz del grupo Volkswagen.

En las próximas semanas el mayor fabricante de vehículos del mundo estará en disposición de establecer un calendario para incorporar este «parche» a los 11 millones de vehículos que ha identificado como portadores del software que manipula las emisiones de gases contaminantes. La compañía considera que a partir de la próxima semana los concesionarios serán capaces de comunicar a los clientes las fechas concretas para la revisión.

En pleno ecándalo, la empresa alemana Porsche anunció que ha adquirido a Suzuki un 1,5% de las acciones comunes del grupo Volkswagen, con lo que su paquete accionarial en el consorcio alemán asciende al 52,2%. El Holding Porsche no ha detallado el volumen de la transacción, que se hará efectiva el próximo 30 de septiembre, aunque Suzuki ha anunciado una ganancia extraordinaria para este trimestre de 304 millones de euros.