El Cercle d'Economia reitera que la independencia solo es posible con "una consulta legal"

El organismo asegura que los "deseos mayoritarios" de más autogobierno y de reconocimiento politico "caben en el ordenamiento legal" actual

Artur Mas y Antón Costas, en un acto del Cercle d’Economia.

Artur Mas y Antón Costas, en un acto del Cercle d’Economia. / JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos

AGUSTÍ SALA / BARCELONA

Parto complicado. El Cercle d'Economia ha emitido una opinión en la que reitera que la independencia solo será posible mediante "una consulta legal, acordada y bien informada". Tras un profundo debate que comenzó el lunes pasado, este foro ha logrado lanzar un mensaje que no incomode a ninguna de las sensibilidades que representa.

En el documento, este foro que agrupa desde empresarios a profesores y académicos e intelectuales de toias las ideologías, afirma que su papel no es "tomar una posición partidista". Cualquier gobierno que surja de las urnas "estará legitimado por el ejercicio libre y soberano de los votantes", sentencia.

Para elaborar el texto, el presidente, el catedrático de Economía, Antón Costas, ha tenido que matizar algunos puntos de vista, como por ejemplo, el rechazo frontal al carácter plebiscitario de las mismas que le han otorgado la lista de Junts pel Sí, en la que el 'president' Artur Mas va de número cuatro y el líder de ERCOriol Junqueras de cinco. De todas formas la nota comienza con la afirmación obvia de que la "primera finalidad" del 27-S es "elegir unuevo Parlament y un nuvo gobienro par alos próximos años". 

Pese a las discrepancias  mostradas por uno de los vicepresidentes, Artur Carulla (Agrolimen) así como otros miembros d ela junta desesoso de no crispar en exceso a nadei, al final el documento refleja "una posición común", según fuentes de la entidad. Cuando es evidente que no hay acuerdo en la finalidad, "lo que se hace y lo más democrático es centrarse mucho en los procedimientos", explica. De ahí, por ejemplo, la importancia que se da en el documento a una "consulta legal y acordada" con el Gobierno central en caso de una mayoría independentista.

DIÁLOGO, ACUERDO Y REFORMA   

El texto titulado 'Después de las elecciones del 27-S: diálogoacuerdo reforma', afirma que si el resultado mayoritario es en favor de la secesión, se debe tener en cuenta que "cualquier cambio estructural --y la independencia sería la máxima expresión-- requiere una mayoría cualificada que en ningún caso puede desprenderse de unas elecciones como estas, sino de la legitimidad de una consulta legal, acordada y bien informada".

Junts pel Sí i a la CUP les recuerda que "el uso político de la mayoría tiene que ser compatible con la pluralidad social y las reglas del Estado de Derecho". "Una cosa es salir reforzado de unas elecciones y otra muy distinta dar pasos que no respeten esos principios".  

De igual modo el documento del foro presidido por Antón Costas concluye que un resultado favorable a las fuerzas abiertamente contrarias a la independencia, como el PSC, el PP Ciutadans, "no podrá interpretarse en el sentido de que la sociedad catalana es partidaria del statu quo y que no es necesario cambio alguno". En este sentido, destaca el "deseo ampliamente mayoritario de mejora del autogobierno, de cambio de modelo de financiación y de reconocimiento político de la personalidad". En conclusión, surja de las urnas el resultado que surja tras el 27-S, será preciso revinventar la relación de Españay Catalunya.

"QUIETISMO" DEL PP

Todo ello, agrega el Cercle, es posible "en el ordenamiento legal y constitucional", subraya. A su vez, critica el "quietismo y la resistencia" que ha caracterizado la actuación del Gobierno del PP en este ámbito. En opinión de la entidad, "las elecciones del 27-S junto con las elecciones generales de diciembre abren una nueva ventana de oportunidad para, a través del diálogo, el acuerdo y la reforma hacerlo posible". 

Además de mostrar su preocupación ante "decisiones unilaterales que pueden poner en riesgo el principio de legalidad y la pertenencia a las instituciones europeas y el euro, también destacan los riesgos para la economía, las finanzas, las inversiones y la presencia de sedes empresariales en Catalunya" que ello significaría.

Te puede interesar

El Cercle recuerda la necesidad de que tras el 27-S y de las elecciones generales de diciembre "el objetivo prioritario deberá ser reconciliar el principio de legalidad del Estado de Derecho con el principio democrático. El primero supone "respetar las reglas" o "cambiarlas mediante los procedimientos establecidos; y el segundo que los poderes públicos encuentren "los cauces legales adecuados para canalizar las aspiraciones de cambio existentes en la sociedad".

El primer pronuncimiento  del Cercle sobre estas cuestiones se produjo en la víspera de la reunión anual que convoca en Sitges. Entonces, además de defender soluciones al encaje de Catalunya dentro de la legalidad y con diálogo, apostaba por priorizar "lo urgente", como evitar una crisis social, sobre "lo importante", la reforma política.