Ir a contenido

Hacienda rebaja al 3,75% del PIB el déficit fiscal catalán

Las cuentas territorializadas encargadas por Montoro casi triplican el desfase de Madrid

AGUSTÍ SALA / BARCELONA

Una vez que nadie niega la existencia de déficit fiscal en las comunidades más ricas llega su estimación. La guerra de cifras. Este desfase, fruto del desequilibrio entre lo que se recibe en forma de inversiones del Estado con respecto a lo que se aporta a través de impuestos se redujo en el 2012 hasta el 3,75% del producto interior bruto (PIB), con 7.439 millones de euros.

Es uno de los resultados de la segunda entrega de las cuentas territorializadas elaboradas por un grupo de expertos encabezados por Ángel de la Fuente, nombrados por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. En la correspondiente al 2011, que sustituyó al concepto de balanzas fiscales, este estudio arrojó un desfase para Catalunya de 8.455 millones millones o el 4,35% del PIB.

Las nuevas cifras rebajan hasta 984 euros la cifra media que cada catalán paga de más con respecto a lo que recibe. En el caso de Madrid, se dispara hasta 2.927 euros, en torno a 2,5 veces más que en Catalunya. El informe sitúa a esta comunidad como la que más déficit fiscal padece, con el 9,57% del PIB, hasta los 19.015 millones.

Los datos difieren de los cálculos de la Generalitat que, con cifras del 2011, situaban el desfase de la balanza fiscal (el retrato de las interrelaciones financieras entre las autonomías y el Estado) en 15.006 millones o el 7,7% del PIB. La diferencia se debe a que el Govern hace el cálculo teniendo en cuenta los gastos que el Estado realiza efectivamente en Catalunya (flujo monetario). Según esas cifras de la Generalitat, cada catalán pagó en el 2011 un total de 2.055 euros más de los que recibió, con el sistema por el que apuesta el Ejecutivo catalán.

Con el método carga-beneficio, que es el que emplean los expertos de Hacienda y que distribuye los gastos generales como Exteriores o Defensa proporcionalmente por todos los territorios, la cifra se aproximaba más, al situarse en 11.087 millones o el 5,7% del PIB.

«ESFUERZO DE TRANSPARENCIA»

Hacienda destaca que la publicación supone «un esfuerzo notable de transparencia». Aunque las cifras no coinciden, el estudio corrobora que las comunidades que más aportan padecen un desfase importante por lo que respecta a lo que reciben. A Madrid le sigue Baleares, con un déficit del 5,08% del PIB, hasta 1.330 millones; y Catalunya. Solo hay una cuarta comunidad con déficit fiscalValencia, con un desfase entre lo que recibe con respecto a lo que aporta equivalente al 1,48% del PIB.

El conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, confió en que los expertos que tienen el encargo del Parlament realicen su estimación de las balanzas fiscales «en dos o tres meses». Mas-Colell afirmó que ahora la Generalitat ya cuenta «con los materiales de base» para calcularlas «de una manera consistente, con la metodología seguida hasta ahora». A su vez considera «ideológicas» las cifras publicadas por el Gobierno central. «Las que se publican hoy siguen solo el procedimiento de la carga-beneficio, esto se debe a un prejuicio estrictamente ideológico», dijo. Recordó que la Generalitat hace los cálculos con este método y con el de flujo monetario, que tiene en cuenta la inversión directa del Estado en el territorio. Y achacó el mayor déficit fiscal de Madrid al «efecto de la capitalidad», que hace que «el gasto administrativo que se hace en Madrid» se impute al conjunto.

El estudio difundido por Hacienda, en el que participan también los profesores Ramón Barberán Ezequiel Uriel, constata que tras Ceuta Melilla, con el 24,49% del PIB, Extremadura es la comunidad con más superávit fiscal, es decir, que más recibe en relación con lo que aporta, con 2.655 millones o el 15,60% del PIB. Le sigue Canarias, con el 8,58% del PIB.

Los datos van en la línea del estudio presentado el lunes por Mas-Colell, según el cual el sistema de financiación penaliza a las comunidades que más aportan por tener un coste de la vida más alto, y que no se tiene en cuenta al realizar los cálculos. La Generalitat a su vez critica que el Gobierno intente iniciar la negociación del nuevo modelo de financiación autonómica, que debería haberse revisado el año pasado, en pleno ambiente preelectoral.

Pese a admitir la existencia de déficit fiscal, los cálculos promovidos por la Administración central convierten este desfase en Catalunya en menguante. El estudio realizado en el 2008 por el Gobierno socialista situó este desfase en Catalunya en el 8,70% del PIB y en el 6,55% con el método de carga-beneficio.

El primer estudio de las balanzas, convertidas en cuentas territorializadas ya con el PP en el poder, arrojó en el 2011 un déficit fiscal para Catalunya del 4,3%, que ahora sitúa en el 3,75%.