Ir a contenido

Dòria e Ibern, citados a declarar en un juzgado de Mataró

El auto de admisión de la querella pone sobre la mesa un posible delito de estafa

J. ROVIRA/J. SALICRÚ / A. VÁZQUEZ / BARCELONA

Los exdirectores generales de Laietana Pere Antoni de Dòria y Josep Ibern tienen que comparecer este martes al mediodía en el juzgado número 3 de Mataró a raíz de la querella presentada por una familia de Vallgorguina (Vallès Oriental), afectada por el escándalo de las participaciones preferentes.

La abogada de esta familia, Montserrat Vinyets, creyó en su momento que en la comercialización de este producto había indicios constitutivos de delito y que había que explorar la vía penal, a diferencia de lo que se había hecho hasta al momento, en que las denuncias se hacían a través de la vía civil. En junio del 2013 decidió presentar su querella contra estas prácticas.

Finalmente, en diciembre del mismo año, un juez de Mataró admitió finalmente la querella a trámite e imputó a siete exdirectivos de Laietana, entre los cuales estaban Dòria e Ibern.

EN EL PARLAMENT / Una decisión que coincidió en el tiempo con la comparecencia de los dos exdirectivos de la caja de ahorros en la comisión del Parlament creada para dirimir responsabilidades en la desaparición del sistema catalán de cajas de ahorros. Una década atrás  había en Catalunya un total de 10 cajas.

«El auto de admisión a trámite de la querella pone sobre la mesa un presunto delito de estafa sin perjuicio de que en el marco de la instrucción puede haber otras conductas constitutivas de delito», explica Vinyets en el reportaje Desmuntant Laietana, emitido este domingo en el programa 30 minuts de TV-3.

Dòria e Ibern son dos de los siete exaltos cargos llamados a declarar en calidad de imputados por este caso. La primera declaración, prevista para el 22 de enero del 2014, no se llevó a cabo por la incomparecencia de los imputados, que alegaron no haber sido correctamente emplazados por el juzgado. Ahora, en esta segunda vista, los imputados tienen la obligación de comparecer.

Montse Vinyets lamenta la lentitud con la cual está obrando la justicia especialmente en este caso, puesto que habrán pasado casi dos años hasta que el juez habrá tomado declaración a los imputados por primera vez. «Las causas judiciales en general tienen unos recorridos largos y muy costosos y desgastadores. Y en temas de tipo socioeconómico, la cosa aún se alarga más», asegura esta letrada.

CONOCIMIENTOS Y MEDIOS / La abogada cree que los juzgados no acostumbran a tener los conocimientos ni los medios adecuados para hacer su trabajo, «aunque esto ya es una decisión política, la de no dar a la justicia todas las herramientas necesarias».

La familia representada por Vinyets era cliente de la única oficina bancaria que había en Vallgorguina, población del Vallès Oriental de 2.640 personas que se ha convertido en un ejemplo de exclusión financiera, una de las consecuencias de la desaparición de las cajas de ahorro en Catalunya. Ante el cierre de la oficina -que pasó de Caixa Laietana a integrtarse en Bankia-, ahora los vecinos tienen que desplazarse hasta la localidad de Sant Celoni en la misma comarca, a seis kilómetros, para poder sacar dinero en efectivo.

El Ayuntamiento de Mataró, ante la falta de resultados desde el ámbito judicial para compensar a las víctimas del caso, declaró por unanimidad en el pleno celebrado en mayo del año pasado tanto a Ibern como Dòria personas non gratas en la ciudad, un hecho sin precedentes en la capital del Maresme.

Aunque sin ninguna carga jurídica, esta fue la forma a través de la cual los representantes electos locales trataron de canalizar el malestar de la ciudadanía de la capital del Maresme hacia quienes en otro momento eren los máximos representantes del poder económico local.

0 Comentarios
cargando