EVOLUCIÓN EUROPEA

Bruselas pide más reformas a España contra el déficit y el paro

La Comisión que los ingresos fiscales previstos estarán «por debajo del nivel recomendado»

El comisario Pierre Moscovici, durante la presentación de las recomendaciones de la CE.

El comisario Pierre Moscovici, durante la presentación de las recomendaciones de la CE. / REUTERS / FRANÇOIS LENOIR

3
Se lee en minutos
SILVIA MARTÍNEZ / BRUSELAS

España puede haberse convertido este año en uno de los socios de la eurozona que más crecen, pero la Comisión Europea tiene claro que aunque la situación ha mejorado persisten importantes «desequilibrios macroeconómicos» que «requieren medidas decididas y un seguimiento específico». Es la conclusión de unas recomendaciones económicas publicadas ayer por los servicios que lidera el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, en las que urgen al Gobierno de Mariano Rajoy a actuar en cuatro frentes: déficit, paro, reforma bancaria y liberalización de algunos servicios.

El documento, que deberá ser aprobado por el Ecofin antes de pasar a la mesa de los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE), alerta de que España sigue suspendiendo 7 de los 14 indicadores analizados: finanzas públicas, sistema sanitario, acceso al sistema bancario y financiero, mercado laboral, salarios, servicios e industria y modernización de la administración.

REBAJA FISCAL EN CUESTIÓN

Aunque España no es ya el peor de la clase y las recomendaciones se limitan a cuatro, estas no son nada desdeñables. Para empezar, Bruselas exige la adopción de «medidas estructurales» tanto en el 2015 como en el 2016 para «garantizar una corrección sostenible del déficit público y la deuda» utilizando ingresos no programados porque el esfuerzo fiscal previsto en el plan nacional de reformas para el período 2013-2016 previsiblemente estará «por debajo del nivel recomendado».

«La Comisión opina que se necesitarán medidas adicionales que discutiremos con el Gobierno español», advirtió ayer Moscovici sin precisar qué tipo de acciones pero reconociendo que hay riesgos de incumplimiento del déficit tal y como revelan sus previsiones económicas de primavera que elevan el desvío en las cuentas públicas a un 4,5% en 2015 y al 3,5% en 2016, por encima del límite del 3% que fija como máximo el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Además, como en ocasiones anteriores, el Ejecutivo comunitario muestra especial recelos ante dos elementos que siguen haciendo saltar las alarmas de Bruselas: los datos de las comunidades autónomas o el gasto farmacéutico. De ahí su petición: «reforzar la transparencia y la rendición de cuentas de las finanzas públicas regionales» y «mejorar la eficacia en materia de costes del sector sanitario y a racionalizar el gasto farmacéutico hospitalario».

En cuanto al mercado laboral, el examen de Bruselas muestra de nuevo conclusiones preocupantes: el paro de larga duración y la segmentación del mercado obstaculizan el crecimiento de la productividad y tienen un efecto «perjudicial sobre las condiciones de trabajo en España». El paro juvenil y la tasa de abandono escolar siguen siendo unas de las más altas de toda la UE y ha habido progresos limitados para mejorar el sistema de protección social. Ante este panorama, las recomendaciones, adoptadas antes de conocerse el acuerdo con los interlocutores sociales y que prevé un aumento salarial del 1% este año y de hasta el 1,5% en 2016, son simples. España deberá «promover el alineamiento de salarios y productividad» teniendo en cuenta a los interlocutores sociales, las prácticas nacionales, las diferencias locales en las cualificaciones y las condiciones del mercado laboral, así como las divergencias en resultados económicos entre regiones, sectores y empresas».

Noticias relacionadas

El texto también precisa que, dado el elevado paro, los salarios para algunos sectores y empresas a corto plazo podrían tener que «crecer por debajo de la productividad» para crear empleo y lograr mejoras adicionales de competitividad.

BANCA

La tercera gran recomendación se dirige a sector financiero y bancario. Bruselas reclama de nuevo a España que concluya la reforma de las cajas de ahorros y complete la reestructuración y privatización de las entidades nacionalizadas. Por último, y como viene siendo habitual en cada paquete de recomendaciones y propuesta, urge al gobierno de Mariano Rajoy a eliminar las barreras que impiden crecer a las empresas, incluyendo normativas basadas en el tamaño de las empresas, y aprobar la reforma de la tan demandada reforma de los servicios profesionales y acelerar la aplicación de la ley de unidad de mercado.