Ir a contenido

SALÓN DEL AUTOMÓVIL DE BARCELONA

Los fabricantes de automóviles refuerzan su apuesta por España

Rajoy ofrece al sector el Pive 8, apoyo a las plantas y reformas para mejorar la competitividad

La industria, dispuesta a aumentar el objetivo de producir tres millones de vehículos al año

ANTONI FUENTES / BARCELONA

La industria de la automoción y el presidente del Gobierno sellaron el viernes, en el marco del Salón del Automóvil de Barcelona, una prórroga del pacto a favor de la competitividad. Mariano Rajoy ofreció a los fabricantes de automóviles reunidos en la segunda cumbre del sector de Barcelona «hechos» como la confirmación de un inminente plan Pive 8 de ayuda a los compradores de coches, apoyo a las fábricas y reformas encaminadas a mejorar su competitividad. Por su parte, las multinacionales se comprometieron a reforzar su apuesta industrial por España, como muestra el anuncio del grupo Volkswagen de que invertirá 4.200 millones hasta el 2019.

El presidente agradeció a las compañías su decisión de asignar a las factorías españolas la fabricación de nuevos modelos en momentos difíciles y anunció que el Consejo de Ministros aprobará el viernes que viene el plan Pive 8 de ayuda a la compra de coches largamente reclamado por el sector. Tal como dijo el día antes el ministro de Industria, José Manuel Soria, se trata del último plan de esta legislatura dotado con 225 millones y que reducirá la cuantía de la subvención de 2.000 euros a 1.500 con el fin de propiciar un final suave de las ayudas.

GUANTE DE LOS FABRICANTES

Rajoy recogió el guante lanzado por el presidente de la Asociación de Fabricantes (Anfac), José Luis López-Schümmer, de seguir adelante con las reformas para reducir los costes energéticos, logísticos y laborales como vía para «aspirar a más» en el aumento del volumen de producción de vehículos de España. Este año se alcanzarán los 2,6 millones de vehículos y está previsto llegar a los tres millones en el 2017, aunque López-Schümmer considera que España tiene potencial para ir más allá de ese objetivo. «Somos embajadores ante nuestros accionistas para atraer inversiones», aseguró en referencia a los más de 50 directivos que compartieron comida con Rajoy en el Palauet Albéniz de Montjuïc.

En la misma mesa que el presidente del Gobierno, se encontraban entre otros, además de López-Schümmer, el president Artur Mas, el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, los máximos directivos de los grupos Volkswagen y Renault-Nissan en España, Francisco Javier García Sanz y José Vicente de los Mozos, así como los presidentes de la CEOE, Juan Rosell, de Fira de Barcerlona, Josep Lluís Bonet, y del Grupo Zeta, Antonio Asensio Mosbah.

NUEVOS MODELOS

Durante la inauguración de la edición número 38 del Salón del Automóvil de Barcelona, Rajoy pudo comprobar cómo los 5.000 millones de inversiones previstas por el sector hace dos años ya se han materializado en muchos casos en nuevos modelos que se fabrican en plantas españolas: Citroën C4 Cactus en Madrid, Renault Captur y Kadjar en Valladolid y Palencia, Ford Mondeo en Almussafes y Nissan Pulsar y e-NV-200 en Barcelona. Pero también vio los proyectos de algunas marcas como el del todocamino grande de Seat 2020 que se pueden transformar en nuevas inversiones en los próximos ejercicios.

Mariano Rajoy puso al sector de la automoción como ejemplo de la reactivación económica y de que «la economía española ha abierto de par en par la puerta a la recuperación» .Tras repasar varios indicadores positivos, afirmó que «la economía empieza a decir adiós a la crisis». «Hemos dado con la tecla de la recuperación y ahora queda seguir pulsándola», ha dicho Rajoy, que ha añadido que es necesario evitar «distracciones».

Artur Mas subrayó que el hecho de que Barcelona sea este fin de semana la capital mundial de la automoción es fruto de esfuerzos conjuntos para celebrar el salón y el gran premio de Fórmula 1 y ha comparado al sector del automóvil con la «novia de Catalunya».

0 Comentarios
cargando