Ir a contenido

CITA DE LA AUTOMOCIÓN EN LA CAPITAL CATALANA

Carta del automóvil a Rajoy

Las fábricas de coches y los concesionarios pedirán en la cumbre con el presidente del Gobierno mejoras en el sector

El Salón de Barcelona muestra la recuperación de ventas y producción

ANTONI FUENTES / BARCELONA

En el Salón del Automóvil de Barcelona abundan las sonrisas. «Se nota, se huele la mejora del sector», indicaba un directivo de una de las 38 marcas presentes en la muestra que se abrirá al público el sábado en el recinto ferial de Montjuïc. La edición número 38 del salón coincide con un momento dulce del mercado y, sobretodo, de la industria automovilística española. Pero a pesar de las mejoras, las decenas de directivos de marcas y de las asociaciones empresariales de concesionarios y fabricantes que compartirán mantel con Mariano Rajoy en la cumbre de este viernes en el palacete Albéniz acudirán a la cita con una lista de temas pendientes y peticiones para el presidente.

Los directivos del área comercial recibieron con alivio la confirmación del Pive 8 con 225 millones, pero piden al Ejecutivo la máxima rapidez posible para evitar que las ventas de coches se desplomen en mayo si la nueva ayuda de 1.500 euros no está disponible. El consejero director general de Nissan Iberia, Marco Toro, destacó que las previsiones de la marca de que el mercado español crezca un 7% este año y las ventas de Nissan, un 20% se pueden quedar cortas con el Pive 8, aunque se mostró prudente a la espera de que Rajoy dé más detalles en la cumbre sectorial.

En el terreno industrial, los directivos pedirán nuevas medidas para solventar algunas de las rémoras a la mejora de la competitividad que sufren las fábricas. La lista está encabezada por la rebaja de los costes energéticos y por la mejora de las infraestructuras logísticas para reducir el gasto en esas partidas, que pueden rondar un 10% en cada caso, por encima del 8% de las nóminas de los trabajadores. El presidente de la Asociación de Fabricantes (Anfac), José Luis López-Schümmer, se muestra optimista sobre la posibilidad de ir más allá del objetivo de los tres millones de vehículos producidos en España y llegar incluso a cuatro millones.

Un ejemplo de esa mejora de la industria española es la fábrica de Seat en Martorell, que ha aumentado su volumen de producción un 15% en el primer trimestre y trabajará casi todo los sábados de mayo y junio. El presidente de la marca, Jürgen Stackmann, se mostró optimista sobre las ventas de la versión renovada del Ibiza presentada en el salón, que podría llevar a aumentar la producción a tres turnos en esa línea de montaje. Son indicadores positivos, junto al primer beneficio operativo (33 millones) en un primer trimestre desde el 2008, «una buena noticia que sitúa a la marca en el camino hacia la rentabilidad sostenible, aunque habrá que esperar hasta final de año por las fuertes inversiones en nuevos modelos».

0 Comentarios
cargando