26 sep 2020

Ir a contenido

PERSPECTIVAS DEL SECTOR FINANCIERO

El Banco de España alienta más recortes en oficinas y empleos

El sector calcula que todavía podría cerrar hasta 3.000 sucursales

P. ALLENDESALAZAR
MADRID

El brutal recorte de oficinas y plantilla realizado por la banca durante la crisis no es suficiente. Así lo ve al menos el Banco de España, que ayer subió el tono en su mensaje para que   el sector emprenda nuevos ajustes.

«A pesar de la recuperación de la rentabilidad, la persistencia del entorno de tipos de interés muy bajos, junto con la existencia todavía de un volumen significativo de activos improductivos (dudosos y adjudicados), va a seguir presionando sustancialmente la cuenta de resultados en los próximos años, lo que va a forzar a las entidades a una reflexión estratégica sobre el modelo de negocio que es sostenible a medio plazo y la combinación óptima de empleados y oficinas que necesitan para alcanzar dicha sostenibilidad», argumentó en su informe trimestral de estabilidad financiera.

Desde los máximos del 2008 al cierre del 2014, el número de oficinas ha pasado de 46.221 a 32.073: un recorte del 30,6% que se traduce en 14.148 cierres. En empleo, el ajuste fue del 21% desde los 278.301 trabajadores del 2008 a los 217.885 del cierre del 2013 (último dato oficial) y de alrededor del 30% hasta los actuales en torno a 196.000 (cifra calculada por fuentes del sector). Según distintas estimaciones del mercado, el recorte adicional podría ser de entre 1.000 y 3.000 oficinas.

El informe del supervisor destaca que, al cierre del 2013, la banca española todavía tenía en torno a 0,7 oficinas por cada mil habitantes y unos seis empleados por sucursal. La brecha en estos indicadores con otros países europeos, sostiene, se ha reducido «notablemente», pero el sistema financiero del país todavía ocupa los últimos lugares. La banca, añade el documento, tiene una «estructura intensiva, con un número elevado de oficinas de pequeño tamaño», una situación que «todavía ofrece margen para seguir aumentando la eficiencia operativa de los bancos españoles».