03 abr 2020

Ir a contenido

Evolución de la actividad productiva

Codecisión industrial

El 'conseller' Felip Puig ofrece la concertación de la hoja de ruta productiva, que los sindicatos critican por su falta de fondos

ANTONI FUENTES
BARCELONA

Ofrecer la cogestión, un modelo de éxito en Alemania, es algo inusual en España tanto para empresas privadas como para una Administración. Pero el conseller de Empresa i Ocupació ofreció ayer «un esfuerzo para aplicar la codecisión y la concertación en la política industrial» de la Generalitat a partir de ahora. «Eso no quiere decir que vayamos a hacer todo lo que quieran las empresas, pero en estos momentos necesitamos más complicidad de todos», matizó Puig al presentar la Estrategia Industrial de Catalunya, una hoja de ruta con «158 actuaciones concretas» centradas en siete grandes sectores productivos en los que el Govern confía para que la industria recupere peso y alcance el objetivo europeo del 25% del producto interior bruto (PIB) en el 2020.

Los 1.000 empresarios y directivos que acudieron ayer al Centro de Convenciones de Barcelona, en el Fòrum, recibieron al llegar un folleto con la estrategia industrial diseñada por la Generalitat después de varias reuniones y encuentros con los sectores implicados (alimentación, química, sistemas industriales, diseño, movilidad, salud y cultura). Puig dio el pistoletazo de salida a la hoja de ruta con el compromiso de que el Govern no se limitará a «escuchar», sino que tomará «decisiones compartidas».

Puso como ejemplo la nueva fundación Eurecat que gestionará el centro de investigación y desarrollo resultante de la fusión de los seis que recibían apoyo público hasta ahora. De los 22 miembros de esa nueva fundación, la Generalitat solo tendrá dos y el resto corresponderán a empresas.

No es casual que Puig agradeciera al presidente de Pimec, Josep González, su presencia en la primera fila de la puesta de largo de la estrategia industrial puesto que supone un espaldarazo al conseller después de algunas críticas hacia la política de apoyo a la internacionalización de las empresas y al I+D por haber resultado afectados por los recortes en el gasto público.

Esas críticas también son compartidas por los sindicatos, que ayer no acudieron a la presentación de la estrategia del Govern, al igual que hicieron anteriormente en otros actos similares. CCOO y UGT critican que las medidas concretas son poco más que un brindis al sol al no contar con objetivos cuantificables ni con partidas económicas para llevarlas a cabo. Los líderes de CCOO y UGT, Joan Carles Gallego y Josep Maria Álvarez, destacaron, en la presentación del Primero de Mayo, que exigirán a todos los partidos que se mojen en aspectos como la política industrial que quieren aplicar cara a las próximas elecciones.

Temas Felip Puig