29 mar 2020

Ir a contenido

Rato es detenido siete horas para registrar su domicilio y su despacho

La Fiscalía de Madrid denuncia al exvicepresidente por fraude, blanqueo y alzamiento de bienes

El Gobierno opina que la acción de la justicia debe ser algo «tranquilizador» para los ciudadanos

M. BATALLAS / R. M. SÁNCHEZ / M. NAVARRO / MADRID / BARCELONA

Imágenes de la detención de Rodrigo Rato a la salida de su domicilio / JUAN MANUEL PRATS / VÍDEO: ATLAS

Durante unas siete horas, el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato fue  detenido ayer mientras  personal de la Agencia Tributaria registraba en su presencia y la de su abogado el domicilio particular primero, y su despacho profesional en la calle de Castelló, después. Estuvo detenido desde las cinco de la tarde hasta pasada la medianoche por orden del juzgado 35 de Madrid, acusado por la Fiscalía de Madrid de tres delitos: fraude fiscal, blanqueo de capitales y alzamiento de bienes. El exvicepresidente del Gobierno de la época Aznar quedó en libertad con cargos y pendiente de una citación judicial para ir a declarar.

Rato quedó noqueado en el primer momento cuando recibió la orden de detención y registro, pero recuperó la entereza y se mostró seguro y decidido en las horas posteriores, según fuentes jurídicas.

A las 20 horas y 20 minutos, quien lo fue casi todo en el Gobierno y el PP de José María Aznar abandonó su domicilio del madrileño barrio de Salamanca, escoltado por agentes de Vigilancia Aduanera. Rodrigo Rato entró en el coche policial, una berlina oscura aparcada en la puerta de su domicilio, vestido con una camisa azul, sin corbata y con americana gris. No iba esposado, pero un agente aduanero le introdujo en el coche colocando su mano sobre la nuca del también expresidente de Bankia y exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los acontecimientos se precipitaron ayer de forma inusitada después de que el martes saltara la noticia de que Rato se había acogido a la amnistía fiscal del 2012 (tras haberse visto forzado a dejar la presidencia de Bankia) y de que ahora estaba siendo investigado por el Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) .

INVESTIGACIÓN SECRETA / El propio Rato en declaraciones a diversos medios reconoció haber comunicado en su día al Gobierno su decisión de acogerse a la amnistía fiscal, pero añadió que no tenía constancia de una investigación del Sepblac.

Ayer se conoció que el mismo miércoles, la Fiscalía de Madrid denunció a Rato por tres delitos económicos y a otros posibles colaboradores en todos ellos. El titular del Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid, en funciones de guardia, admitió a trámite la denuncia del fiscal tras lo cual ordenó el registro inmediato del domicilio de Rato.

Inspectores de la Oficina Nacional de Inspección Fiscal y agentes de Vigilancia Aduanera ( todos ellos adscritos a la Agencia Tributaria) practicaron el registro en función de auxilio judicial. Una quincena de agentes antidisturbios  vigilaban la entrada del domicilio, frente al que se habían concentrado decenas de periodistas, vecinos y curiosos.

Rato fue informado en su domicilio de los  delitos de los que era acusado. Tras el primer registro, los agentes, en compañía de Rato se dirigieron a su despacho. Los agentes, según fuentes conocedoras de la investigación, se llevaron «prácticamente todo» del domicilio. Igual que en el registro del despacho, del que sacaron 20 cajas a medianoche. En casi todo momento, Rato estuvo acompañado de su abogado, Ignacio Ayala. Los técnicos aduaneros precintaron las ventanas del piso bajo del inmueble del despacho.

Al mismo tiempo, se estaba procediendo a otro registro del despacho de abogados Plaza en Sotogrande El juez también ordenó  otros registros en otros domicilios vinculados a otras personas. Según fuentes judiciales, aunque la investigación está en manos de la Fiscalía de Madrid, el asunto lo podría asumir Anticorrupción,

EL GOBIERNO SACA PECHO / Nada más conocerse la noticia del registro del domicilio de Rodrigo Rato se produjeron las primeras reacciones procedentes del Gobierno del PP.

En los pasillos del Congreso, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, subrayó que este episodio «constata que el funcionamiento del sistema de Derecho y la garantía de la ley es igual para todos».

El Gobierno de Mariano Rajoy considera que el registro del domicilio del exministro demuestra que no duda en la lucha contra el fraude. El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, declaró que este registro debe ser un elemento «tranquilizador» para los ciudadanos, porque pueden ver que se actúa ante cualquier «indicio de incumplimiento» de la ley y con independencia de los «nombres y apellidos» de la persona afectada.

«Este Gobierno trabaja por el interés general independientemente de la situación personal, del color político o de los nombres y apellidos de las personas sobre las que se está investigando», ha subrayado Ayllón. En cuanto a si el registro de la casa de Rato supone que el caso es más grave de lo que se suponía, el portavoz pidió «no interpretar las decisiones judiciales», informa Pilar Santos.

Por la mañana, cuando aún no se había producido el registro del domicilio de Rato, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, hizo en el Congreso de los Diputados una encendida defensa de la independencia de la Agencia Tributaria que al final del día casi resultó premonitoria. Montoro dijo que en la lucha contra el fraude «el respeto a la ley y el interés general están por encima de todo», incluyendo «los intereses políticos o electorales, los compañeros y los rivales, los amigos y los enemigos». «Que cada cual responda de sus actos», apostilló.

GUINDOS, EN EL FMI '/ El FMI rehusó comentar la detención de quien fue su director gerente entre 2004 y 2007. «No tenemos comentarios ni información al respecto», indicó a Efe un portavoz del FMI, tras ser preguntado al respecto en el marco de la reunión de primavera del organismo que se celebra estos días en Washington, en la que está previsto que participe el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos.