Ir a contenido

la evolución de un país rescatado

Grecia eleva la prima de riesgo española a máximos anuales

El bono español a 10 años cierra en 140 puntos frente a los 107 de la semana pasada

La eventual salida de Grecia del euro vuelve a agitar los mercados europeos

La prima de riesgo española, el diferencial entre lo que pagan los inversores por la deuda española a 10 años frente a la alemana, cerró ayer en máximos anuales de 140 puntos. Hace tan tolo una semana la prima de riesgo se situaba en los 107 puntos básicos, con el interés del bono español a diez años al filo del 1,2%.

La escalada que ha sufrido durante la semana la prima española se debe a la incertidumbre de los inversores ante el creciente temor en los mercados a una salida de Grecia de la eurozona. El pasado jueves, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, expresó su rechazo a la posibilidad de conceder un aplazamiento al pago de la deuda de Grecia con la institución al considerar que tal medida «no es recomendable». Por su parte, la antigua troika formada por la Comisión, el FMI y el Banco Central Europeo (BCE) retomará mañana, sábado, las negociaciones con las autoridades griegas sobre el plan de reformas que exige la UE a cambio de desbloquear un pago de ayuda urgente del rescate.

La bolsa española también se vio ayer afectada por las turbulencias griegas. El Ibex-35 cerró con una caída del 2,17 %, la mayor desde principios de enero, que llevó al índice a perder los 11.400 puntos y alejarse de los máximos de cinco años que marcó al inicio de la semana.

El interés de la deuda española con vencimiento a diez años en los mercados secundarios llegó a subir ayer hasta el 1,479%, lo que ampliaba el diferencial con respecto al bund alemán hasta los 142 puntos básicos. La prima de riesgo española se había estrechado gradualmente hasta situarse en 95 puntos el pasado 22 de enero, cuando el BCE confirmó el plan de compra de activos públicos y privados, denominado quantitative easing (QE).

Los diferenciales de otros países de la eurozona también se han ampliado en el caso de Italia, hasta 145 puntos básicos y Portugal, hasta 181,30 puntos básicos, mientras el diferencial de la deuda griega subía a 1.271 puntos básicos.

El economista Paul Krugman aseguró ayer en Atenas que la salida de Grecia del euro sería «un infierno» y que el cambio hacia una nueva moneda tendría también graves consecuencias para el país. Krugman se posicionó a favor de un «compromiso honesto» en las negociaciones que el Gobierno griego mantiene con las instituciones acreedoras y se opuso a la continuación de la política de austeridad, durante una conferencia en la capital helena. El premio Nobel de Economía dijo que Grecia y toda la eurozona tienen que emprender reformas. «Tenemos que entender qué ha salido mal en los últimos seis añoS», subrayó y matizó que, aunque algunos creen que el euro ha sido un error, ahora no se puede dar marcha atrás.

0 Comentarios
cargando