Ir a contenido

ESCÁNDALOS FINANCIEROS

Andorra creará un 'banco malo' con el negocio «ilícito» de BPA

El Govern aprobará la próxima semana la ley de reestructuración del sector bancario

SALVADOR SABRIÀ / BARCELONA

Si el problema para la continuidad de la actividad de la Banca Privada d'Andorra es el temor a que una parte de su negocio sea ilícito, la solución para recuperar la confianza pasa por crear un banco bueno solo con la parte del negocio que esté libre de toda sospecha de blanqueo de capitales, la acusación del Departamento del Tesoro de Estados Unidos que ha puesto en jaque al sector bancario andorrano. La otra cara de esta moneda es la creación de un banco malo, en este caso malo de verdad porque integraría el negocio que se presume «ilícito» de BPA, tal como lo definió ayer el portavoz del Gobierno de Andorra, Gilbert Saboya.

Este esquema permitirá estudiar varias posibles salidas para la entidad: «Desde la venta o la recuperación de la actividad total o parcial, y, en último término, la liquidación pero siempre preservando al máximo el valor de la institución», según el comunicado del Govern.

Hace dos semanas el Institut Andorrà de Finances (INAF) encargó a la auditora PwC un informe para separar la parte del negocio de BPA claramente legal, del que tuviese alguna duda. Estos informes tenían como objetivo, de entrada, convencer a algún banco internacional para que le sirviese de corresponsal en el exterior y permitiese recuperar cierta liquidez. Pero hasta ahora estos intentos habían fallado. De entrada, los que se hicieron entre la banca española a la que sondeó primero.

UNA SEMANA

 La creación de este banco malo deberá ir acompañada de la aprobación de un nuevo marco jurídico «adecuado para dar la mejor solución a BPA y hacerlo de acuerdo con las directivas europeas», explicó el Govern en un comunicado ayer por la noche. Aunque el portavoz explicó que en este tema es mejor no precipitarse, lo cierto es que el Ejecutivo va a toda máquina y ya hizo llegar ayer mismo un texto a todos los grupos parlamentarios para que lo estudien y lo enmienden si lo consideran necesario. Pero con un calendario muy cerrado: «El deseo del Govern es aprobar la ley la próxima semana».

Uno de los objetivos de la norma será la creación de la Agència Estatal de Reestructuració i Ressolució d'Entitats Bancaries (Arreb), muy similar al FROB español que ha servido para reestructurar la banca rescatada española e incluso ahora para dirigir el proceso de liquidación de Banco Madrid, la filial de BPA en España. Esta Agència será la «autoridad competente» para evaluar las posibles soluciones para BPA y determina cual es la más adecuada para la entidad .

Temas: Bancos BPA Andorra