Ir a contenido

ESCÁNDALO FINANCIERO

El juez inicia la liquidación de Banco Madrid por su insolvencia inminente

El magistrado inicia la liquidación y apunta que la intervención del Banco de España causó «pánico»

PABLO ALLENDESALAZAR / MADRID

Banco Madrid ya está oficialmente en vías de desaparición. El juzgado de lo mercantil número 1 de la capital aceptó ayer abrir el proceso de concurso de acreedores y liquidación de la entidad pedido por los administradores del Banco de España tras su intervención hace dos semanas. Pero, ¿cómo es posible que uno de los bancos con mayor nivel de capital del país (38%, según fuentes internas) haya pasado en tan poco tiempo a estar camino de la disolución?. Es la pregunta que se hacían unas pocas decenas de clientes y empleados reunidos por el despacho de abogados Cremades & Calvo-Sotelo. La respuesta del juez: la entidad se encontraba en un estado de «insolvencia inminente».

En su auto, el magistrado Carlos Nieto Delgado intuyó esta cuestión de los afectados y la consideró «razonable». La situación de insolvencia, argumentó, es «perfectamente compatible con un balance saneado si, al mismo tiempo, la sociedad carece de liquidez para atender regularmente sus obligaciones» de pago. La causa de dicha imposibilidad de cumplir con los abonos reclamados, añadió, es «indiferente».

En este sentido, pero sin pronunciarse sobre ello, el juez apuntó que la caída de Banco Madrid se debió al «pánico y desconfianza» que causó entre los clientes la intervención de la entidad por el Banco de España, la dimisión de su consejo y el anuncio «a través de los medios de comunicación» de que el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales (SEPBLAC, dependiente del Ministerio de Economía) había abierto un expediente al banco, así como el posible inicio de actuaciones por la Fiscalía.

Salidas de dinero

Con los datos facilitados por las autoridades, el magistrado explicó en su auto que entre los pasados días 10 (fecha de la intervención) y 13 de marzo (último día hábil antes de que el Banco de España prohibiera sacar el dinero) se produjo una fuga de depósitos de 124 millones de euros (sobre los algo más de 600 millones que tenía el banco). Además, había órdenes para retirar otros 52,3 millones y existía el «riesgo cierto» de que las gestoras de fondos de inversión pidieran retirar cerca de 150 millones adicionales. Si el supervisor no hubiera fijado el corralito, apuntó, la tesorería del banco hubiera sufrido un agujero de más de 100 millones.

«De haber proseguido operando al mismo ritmo de salida de fondos, se habría situado en una situación de imposibilidad» de devolver el dinero, concluyó. Ante esta situación y la petición del Banco de España, decidió iniciar el concurso y la liquidación.

Nuevos administradores

Para ello, apartó a los administradores del supervisor y nombró como administradores concursales a un representante del Fondo de Garantía de Depósitos (la sociedad Legal y Económico), ya que esta institución (controlada por el Banco de España) devolverá a los depositantes los 100.000 euros por cliente que establece la ley y se quedará con sus derechos como acreedores. También a la Agencia Tributaria, por ser una «causa de interés público».

Los nuevos administradores tendrán ahora 15 días (prorrogables en otros 15) para elaborar un plan de venta o liquidación de los activos de la entidad. Además, informarán a los acreedores cuya identidad y domicilio conozcan de que tienen un mes desde que el auto se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para que les informen de lo que el banco les debe. En el plazo de dos meses (ampliable en cuatro más), elaborarán un informe sobre la situación del banco y el listado de acreedores.

0 Comentarios
cargando