30 sep 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA EL PRESIDENTE DEL BANCO POPULAR, ÁNGEL RON

«Habrá nuevas fusiones en España a partir del 2016»

"En una segunda fase veremos que la regulación tratará de promover fusiones transfronterizas", afirma Ron

O. GRAU / P. ALLENDESALAZAR / MADRID

El Banco Popular ha sido la diana de muchos rumores durante la crisis, suspendió la prueba de resistencia a la banca española del 2012 por una metodología que le perjudicó y ha sido objeto de deseo de entidades como CaixaBank y el Banc Sabadell. Su presidente, Ángel Ron (Santiago de Compostela, 1962), ha logrado que sobreviva y  busca crecer en España y en el exterior de forma independiente.

-¿Cómo está la banca española?

-Venimos de una etapa muy complicada, con el regulador enfocado en la solvencia. La banca ha superado muy bien la revisión de la calidad de los activos y la prueba de resistencia del Banco Central Europeo. La cuestión de la solvencia parece fuera de duda. El principal reto es la rentabilidad, hiperpresionada por unos tipos cercanos a cero. Tenemos un factor nuevo, el crecimiento económico. Va a apoyar un poco las cuentas, aunque no de forma inmediata, a lo largo de este ejercicio y del próximo. Este año hay un escenario de cierta estabilidad. Más adelante, por la presión en la rentabilidad, las entidades tendrán que ganar tamaño.

-¿Habrá pues fusiones en España?

-Tendremos concentración en España, fundamentalmente para ganar rentabilidad a través de economías de escala y sinergias. En una segunda fase veremos que la regulación tratará de promover fusiones transfronterizas en Europa. La presión regulatoria sobre el capital y la presión social sobre la actividad bancaria, que lleva a reducir drásticamente los márgenes, provocará concentración. Paradójicamente, se empezó este proceso de nueva regulación tratando de evitar el demasiado grande para caer y vamos hacia entidades cada vez más grandes.

-¿Participará el Popular?

-A partir del 2016 se abrirá un proceso de mayor concentración en España. Estudiaremos todas las operaciones que mejoren la rentabilidad para el accionista. Pero pensamos que hoy es mejor el crecimiento orgánico en pymes y consumo, donde estamos dispuestos a hacer integraciones como la que hemos hecho de Citi España. Ahora mismo no veo nada interesante, pero tampoco creo que haya nada en el mercado que sea de nuestro interés.

-¿Siempre liderando operaciones?

-Sí, seguimos con la intención de liderar, como hasta ahora.

-Son una pieza codiciada.

-Eso está bien. Analizaremos todas las operaciones, es nuestra obligación. Ahora bien, el banco preserva la rentabilidad sobre márgenes más alta de la banca. Está penalizado por algunos analistas porque todavía hace provisiones altas, eso pesa sobre la acción. La gestión está enfocada en reducir los activos no rentables y el coste del riesgo. El accionista piensa que cuando este proceso concluya, y no le queda mucho tiempo, el banco es el que está mejor preparado para aprovechar la recuperación. No tiene ningún sentido que en este momento el banco negocie una operación si no es liderándola.

-¿Pero escucharán propuestas?

-Las hemos escuchado siempre. Pero hoy estamos convencidos de que la mejor alternativa para el accionista es mantener la independencia, crecer en pymes y consumo, liderando las operaciones de compra de ese negocio, y con una muy progresiva diversificación internacional.

-BMN ya les interesó. 

-Veremos cualquier oportunidad. Pero queremos que cumpla requisitos estrictos de mejora de la rentabilidad. No me puedo anticipar.

-¿Y Banco Madrid, si el Estado tiene finalmente que venderlo?

-No está en nuestro pensamiento una operación de esa naturaleza

-¿Y una fusión con un extranjero? 

-Hoy por hoy, no. La regulación tiene que cambiar para que se den fusiones transfronterizas en Europa. Hay normas y comportamientos financieros diferentes, y peculiaridades nacionales que las hacen muy complicadas. Otra cosa es una compra de un negocio en otro país.

-Están en la puja por Novo Banco.

-Por invitación. Es una operación compleja y requiere un capital alto. Va a estar orientado a la obtención de eficiencias y tienen ventaja aquellos que puedan ejecutarlas. Tenemos una presencia en Portugal limitada y nuestra capacidad para ejecutarlas es baja.

-¿Y CaixaBank a través de BPI?

-El paso que ha dado es razonable, tiene una participación en el capital muy elevada en BPI y parece adecuado tratar de consolidar esa participación y tener unos derechos de voto equivalentes. Los siguientes pasos los desconozco.

-Su objetivo es que el 30% del beneficio proceda del exterior.

-Estamos poniendo las bases. Una expansión internacional no se improvisa. Estamos estableciendo contactos, analizando países y viendo aquellos donde podemos invertir. Tenemos un mapa de acción. Iremos valorando oportunidades. No nos gusta anticipar qué vamos a hacer y dónde porque tiene un efecto sobre el precio.

-¿Qué planes tiene en España?

-Tenemos una posición de privilegio, con una cuota de mercado de entorno al 7%, del 11,95% en empresas y del 17% en pymes y autónomos. Nuestro foco es seguir potenciando la banca de pymes, donde creemos que seguimos teniendo recorrido, especialmente en zonas de España donde tenemos cuotas de mercado más bajas, como es el caso de Catalunya y Levante, donde queremos crecer porque nuestra cuota  está algo más de dos puntos por debajo de nuestra cuota total.

-¿Querría seguir en su cargo?

-Me nombraron presidente hace  10 años. Ha tocado afrontar una crisis tremenda. Estoy siempre a disposición de los accionistas. Es un trabajo realmente apasionante y está llenos de retos. Tiene unos niveles de exigencia enormes, en un entorno muy complejo, pero también tiene recompensas cuando las cosas salen adelante. Es atractivo estar al frente de una gran entidad en un momento en el que el país se recupera.

-¿Se han sentido maltratados?

-Ya pasó a la historia, es mejor no volver la vista atrás.

Temas Bancos