Banco de Madrid bloquea las cuentas

La filial se encamina a la liquidación tras pedir el Banco de España el concurso de acreedores

Unos 15.000 depositantes y más de 70.000 inversores de fondos no pueden sacar su dinero

Ex sultum

Ex sultum / FIRMA DE FOTO

3
Se lee en minutos
P. ALLENDESALAZAR / MADRID

Cuando todavía no ha pasado una semana de su intervención, el Banco Madrid se encamina hacia la liquidación, salvo sorpresa. Los administradores de la entidad, nombrados por el Banco de España, pidieron ayer en los juzgados de lo mercantil el concurso voluntario de acreedores (la figura jurídica que sustituyó a la antigua suspensión de pagos) ante la «importante» fuga de depósitos que estaba sufriendo y que dificultaba que la entidad pudiera «hacer frente al cumplimiento puntual de sus obligaciones».

También decidieron suspender su actividad operativa para que los clientes no puedan seguir retirando fondos. La filial española de BPA no tenía un problema de solvencia cuando fue intervenida por las acusaciones de blanqueo de capitales de Estados Unidos sobre su matriz, pero la retirada de dinero había provocado un «fuerte deterioro» de su situación, según apuntó el Banco de España, con lo que se encaminaba a la insolvencia.

El supervisor recordó que el Fondo de Garantía de Depósitos garantiza a cada cliente recuperar hasta 100.000 euros y apuntó que esta garantía «se hará efectiva lo antes posible una vez se cumplan los trámites pertinentes». El banco cuenta con unos 15.000 depositantes que le habían confiando unos 695 millones de euros (según algunas fuentes, la semana pasada podrían haber retirado más de 100 millones). En torno a 500 de estos clientes contaban con más de 100.000 euros, con lo que podrían perder parte de su dinero.

SIN REEMBOLSOS / La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), por su parte, decidió también suspender «temporalmente» los reembolsos de los fondos de inversión y las sicavs (sociedades de inversión de capital variable, instrumento utilizado mayoritariamente por grandes patrimonios) cuya operativa dependía de la gestora de inversión colectiva del Banco Madrid.

La entidad, centrada más en este tipo de actividad que en la banca tradicional, cuenta con más de 70.000 clientes que tienen invertidos 3.200 millones en fondos y otros cerca de 900 millones en sicavs. Este dinero en principio no corre peligro, porque están fuera del balance de la entidad, que solo actúa como gestora de estos recursos. En caso de que las filiales de fondos cayesen en concurso finalmente, el Fondo de Garantía de Inversiones también cubre 100.000 euros por cliente.

La CNMV decidió intervenir la sociedad gestora del banco, y también  Interdin, su sociedad de valores. Esta última había decidido horas antes permitir a sus clientes por un breve plazo cerrar las posiciones que tengan abiertas en sus cuentas, pero no recuperar su dinero, «a la espera de instrucciones de los interventores» del organismo presidido por Elvira Rodríguez.

OPCIONES / Así las cosas, tres opciones se abrirían ahora para el Banco Madrid: su rescate público, su venta a un banco solvente o su liquidación ordenada, con la venta de los activos que tengan valor para pagar a los acreedores, depositantes incluidos.

Noticias relacionadas

Esta posibilidad es la que parece que tiene más papeletas, ya que el Gobierno ha negado que vaya a poner dinero de los contribuyentes y, según distintas fuentes bancarias consultadas, es muy difícil que una entidad española pueda estar interesada en comprarlo por su pequeño tamaño y mala reputación. Otra cosa son los fondos y sicavs, que al estar fuera del balance del banco pueden ser traspasados sin mayor dificultad a otra gestora.

La decisión corresponderá al juez, si como es previsible acepta el concurso, y probablemente tendrá en cuenta la opinión del Banco de España. El supervisor destacó ayer que el concurso busca «asegurar un igual trato» entre los depositantes y el resto de acreedores. Es decir, que los primeros no dejen en una mala situación a los segundos al sacar todo su dinero. Según algunas fuentes, el banco tiene un número limitado de acreedores de deuda.