LOS MERCADOS

Lo pensaré mañana

1
Se lee en minutos
PABLO
Allendesalazar

Es muy famosa la escena final de Lo que el viento se llevó, sobre todo por ese momento en que Scarlett O'Hara le dice a Rhett Butler: «Si te vas, ¿adónde iré yo, qué será de mí». Y este le contesta una frase mítica: «Francamente querida, eso me importa un comino» («no me importa», en el puritano doblaje español). Pero se suele hablar menos de la estupenda sentencia con que ella acaba la escena: «Debe de haber alguna forma para hacerle volver. Ahora no puedo pensar en ello. Me volvería loca si lo hiciera. Ya lo pensaré mañana».

Esa última frase, ese procrastinador ya lo pensaré mañana, define bien lo que ha sucedido en el mercado en las últimas cinco sesiones. La semana comenzó con el acuerdo alcanzado entre Grecia y sus socios europeos para prorrogar en cuatro meses su rescate. En realidad las diferencias siguen ahí y la cuestión de fondo sin resolverse, solo se ha comprado tiempo. Pero el pacto fue suficiente para avivar los ánimos compradores de los inversores: ya lo pensarán dentro de cuatro meses.

Noticias relacionadas

Otro elemento fundamental para explicar lo que ha pasado es el programa de compra de deuda pública del Banco Central Europeo, que empezará en el mes de marzo que se estrena mañana, domingo. Y también la avalancha de resultados empresariales, en los que ha habido de todo pero ha abundado lo positivo.

Así las cosas, el Ibex 35 subió ayer el 0,35%, hasta los 11.178,30 puntos, con lo que cierra la semana con un alza del 2,75% y el mes, con un avance del 7,45%, el mejor registro desde octubre del 2013. La prima de riesgo cayó hasta los 95 puntos básicos.

Temas

Ibex 35