Ir a contenido

PLANES ESTRATÉGICOS DE UNA EMPRESA CATALANA

Almirall, lista para crecer

La farmacéutica dedicará los ingresos de la venta del área respiratoria a AstraZeneca a financiar oportunidades de crecimiento

De tener números rojos a querer ser el líder del dermatología. En 12 meses, la compañía farmacéutica catalana Almirall ha pasado de acusar las consecuencias de una reestructuración interna, que llevó a unas pérdidas de 33,7 millones de euros en el 2013, a tener unas ganancias netas de 448,4 millones en el 2014, según informó ayer la compañía controlada por la familia Gallardo. Una posición que utilizará para buscar oportunidades de crecimiento en el área de dermatología. Los resultados anuales, sin embargo, no convencieron a los inversores, y las acciones de Almirall se desplomaron el 15,2%.

El abultado beneficio de Almirall se debe en buena parte a que la farmacéutica con sede en Barcelona vendió el negocio respiratorio al laboratorio británico AstraZeneca. La operación -anunciada el pasado julio- le ha aportado unos ingresos extraordinarios de 546,1 millones de euros antes de impuestos, explicó Almirall. Los ingresos totales fueron de 1.407,4 millones de euros, un 70,5% más, pero la subida es de tan solo el 1,1% si se excluye el impacto de la transacción con AstraZeneca. Las ventas netas crecieron el 13,5%, hasta los 786,4 millones. La compañía prevé para el 2015 unos ingresos totales de entre 720 y 750 millones de euros, inferiores al 2014 y el 2013, lo que también explicaría el castigo en bolsa.

Almirall, en cambio, optó por mirar a futuro. Además de los 704,6 millones de euros que pagó AstraZeneca al completar la transacción en octubre, la operación asegura a la compañía catalana cobros futuros de hasta 1.220 millones de dólares (unos 1.076 millones de euros) en función de los resultados. El consejero delegado de Almirall, Eduardo Sanchiz, dijo ayer en un comunicado que el acuerdo proporciona "importantes pagos en el corto plazo y una futura fuente de ingresos" que la empresa destinará al que será su "foco principal" a partir de ahora: crecer para convertirse en una compañía líder en dermatología. El pasado enero, el presidente de Almirall, Jorge Gallardo, afirmó en declaraciones a Efe que buscaban oportunidades de adquisición en EEUU, y que tampoco descartaban comprar una compañía europea. Almirall tiene actualmente más de 2.000 empleados.

La farmacéutica compró a finales del 2013 la compañía estadounidense especializada en productos dermatológicos Aqua Pharmaceuticals, lo que le ha permitido reforzarse en este segmento. La franquicia de dermatología fue el "principal motor de crecimiento", según Almirall. Es la primera compañía en Alemania en dermatología de prescripción, y la quinta en EEUU y en Europa. Este área supuso el 32% de las ventas del 2014.

0 Comentarios
cargando