ESTRATEGIA DE UNA EMPRESA CATALANA

Agua con valor añadido

Sant Aniol se reposiciona en todos los mercados y logra aumentar la facturación un 33%, hasta los 3,6 millones de euros

La firma renovará el diseño de las botellas para crecer en el súper

Producto 8 Ferran Ribalta, director general de Sant Aniol.

Producto 8 Ferran Ribalta, director general de Sant Aniol. / DANNY CAMINAL

2
Se lee en minutos
JOSEP M. BERENGUERAS / BARCELONA

El aranés Ferran Ribalta llegó a la compañía de agua embotellada Sant Aniol a finales del 2013. Había trabajado dos años en Nutrexpa, y tres en una importadora de vinos en Singapur. Pero recibió la llamada del grupo Hijos de José Bassols para hacerse cargo de la única firma del conglomerado dedicada al gran consumo y decidió volver a su tierra para dar la vuelta a la compañía. Y en solo un año lo ha conseguido: la firma facturó 3,6 millones de euros en el 2014, el 33% más, con más de 20 millones de botellas producidas.

"Me encontré una empresa y una gran infraestructura orientada a hacer marca blanca. Pero decidimos cambiar de estrategia y hacer algo tan simple como poner en valor nuestro producto y marca, que estaba totalmente infravalorada: tenemos la única agua mineral natural de origen volcánico de la Península", destaca el directivo.

La categoría de aguas decrece en los supermercados desde el 2006, por lo que los retos eran de tamaño considerable. "Somos una empresa aún pequeña, y lo que hice fue fijar unos objetivos y dedicarnos al máximo a cada uno de ellos. En el primer año empezamos por la labor comercial", destaca Ribalta. Sus esfuerzos se concentraron en lograr grandes clientes que aportaran "conocimiento de marca y volumen, es decir, facturación". Entre otros, sus productos llegan ahora a los establecimientos de Grup Andilana y AN Grup y a 15 restaurantes con estrella Michelín. Con estos acuerdos, impulsaron la facturación en hoteles y restaurantes un 25% (representa el 65% del total de sus ventas).

También han recorrido mucho camino en las ventas al exterior, que han pasado de representar el 5% al 10% de la facturación. Han firmado con cadenas como Zuma (presente en EEUU, Londres, Hong Kong, Bangkok, Abu Dhabi...), y han abierto nuevos mercados como Singapur, Australia y Nueva Zelanda, aunque donde más venden es a EEUU y a Japón. "Este año volveremos a duplicar las ventas en el exterior", avanza Ribalta.

Noticias relacionadas

Por último, la tercera pata del negocio, la venta en el supermercado, es precisamente la que más van a fortalecer este año con el relanzamiento en marzo de sus productos "con una botella totalmente original, distinta", explica. "Tenemos que lograr que el consumidor sepa que nuestra agua es mejor, que nos elija en el punto de venta", relata. También están ensayando un sistema de distribución propio.

Para acometer toda la estrategia la compañía ha invertido 500.000 euros en la línea de producción de la Garrotxa, y para este 2015 cuentan con que la facturación volverá a crecer un 35%. La empresa da trabajo a 30 personas.