Ir a contenido

ÓBITO

Muere Josep Maria Bosch Aymerich, el empresario que intercedió para que Seat se instalara en Barcelona

El ingeniero industrial, que tenía 97 años, también era el propietario de la estación de La Masella

El President de la Generalitat, Artur Mas, entrega la Creu de Sant Jordi al ingeniero industrial, Josep Maria Bosch Aymerich.

El President de la Generalitat, Artur Mas, entrega la Creu de Sant Jordi al ingeniero industrial, Josep Maria Bosch Aymerich. / JULIO CARBÓ

El ingeniero industrial, arquitecto y empresario catalán Josep Maria Bosch Aymerich, presidente de Levitt Bosch Aymerich, falleció el pasado lunes en Barcelona a los 97 años. Creu de Sant Jordi en el 2013, incidió en la decisión de instalar en Barcelona la primera fábrica Seat, en contra del deseo del director general de la empresa automovilística, que quería llevarla a Bilbao.

Bosch Aymerich estudió en Harvard y fue el primer español en graduarse en el Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT), donde asistió a clases de arquitectos como Le Corbusier, Alvar Aalto o Walter Gropius. Era propietario de la estación de esquí de La Masella y de negocios inmobiliarios y hoteleros en Catalunya y Baleares.

Nació en Girona en 1917, hijo de un abogado dedicado a la industria minera y de una ‘pubilla’ de Castelló d'Empúries. Pasó su infancia bajo la ruina económica de la familia y su adolescencia estuvo marcada por la guerra civil, en la que fallecieron su padre y un hermano.

Tras doctorarse en ingeniería y arquitectura, en 1947 ganó por concurso la plaza de director técnico industrial de la Zona Franca de Barcelona, desde donde intercedió para la instalación de la fábrica de Seat en la capital catalana. También fundó el Institut d'Estudis Nord-americans, conjuntamente con el doctor Josep Poal.

CONSTRUCCIONES

Diseñó un rascacielos de 40 plantas en la plaza de Catalunya, un proyecto que obtuvo varios galardones pero que generó polémica en Barcelona y nunca llegó a materializarse. Entre las obras que sí llevó a cabo, destacan el edificio Hoechst Ibèrica de Barcelona, la Villa Olímpica para jueces y periodistas de Badalona, en el barrio de Montigalà, los apartamentos de Cap sa Sal de Begur y el hotel Reymar en Tossa de Mar, ambos en la Costa Brava, así como  la clínica Puerta de Hierro, el Banco de Madrid y el teatre Marquina, los tres últimos en Madrid. También desarrolló importantes obras públicas en el resto de España y otros países de Europa, EEUU, Canadá, Sudamérica y el golfo Pérsico.

En 1966 creó la fundación privada que lleva su nombre, a la que se dedicó en los últimos años para fomentar los estudios y la creación en los ámbitos de arquitectura y l'urbanisme.

Bosch Aymeric será enterrado este miércoles por la mañana en la basílica de la Concepció de Barcelona.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.