Ir a contenido

Claves para tener cuentas en el extranjero de manera legal

El formulario 720 de Hacienda es la herramienta básica para informar de que se ha abierto una cuenta o comprado una vivienda fuera de España

Eduardo López Alonso

Empleados del banco suizo UBS, en la sede de la entidad financiera en Zurich.

Empleados del banco suizo UBS, en la sede de la entidad financiera en Zurich. / AFP / FABRICE COFFRINI

Tener una cuenta en el extranjero es legal. Hacienda dispone de un modelo de formulario expresamente diseñado para comunicar a Hacienda que el contribuyente ha abierto una cuenta bancaria o comprado una vivienda en el extranjero. Pero solo es obligatorio declarar esa operación si supera los 50.000 euros. Se trata del Modelo 720. Gracias a este formulario, cualquiera con dinero importante puede depositarlo en una entidad financiera extranjera si lo desea. ¿Pero para qué puede ser interesante tener el dinero en el extranjero? Los que pasan una situación saneada se encuentran en la actualidad en la tesitura de invertir sus recursos de la mejor manera posible. Uno de los principales axiomas del inversor es la diversificación. El 'no tener todo en el mismo cesto' se traduce en tener cuentas en varios bancos o, como aconsejan los gestores de grandes patrimonios minimizar riesgos en términos riesgo-país. Como consecuencia, la fuga de capitales es realmente difícil de controlar en el caso de una situación de inestabilidad, algo que se ha producido en los últimos meses en Grecia, por ejemplo. Una posible salida del euro de Grecia supondría una importante devaluación de los activos o depósitos en entidades griegas referenciados a moneda propia, mientras que los depósitos en euros en otras entidades en Europa se mantendrían a salvo. La salida de capitales muestra la desconfianza en el propio país.

El modelo 720 se emplea para declarar cuentas en entidades financieras situadas en el extranjero, valores, derechos, seguros y rentas depositados, gestionados u obtenidas en el extranjero, y por bienes inmuebles situados en el extranjero y derechos sobre los mismos. Están obligados a utilizar este modelo todo los que hagan la declaración de la renta en España o residan en España. Así los extranjeros deben declarar sus bienes en el extranjero también. También es obligatoria la comunicación de los incrementos de renta y patrimonio con origen en el extranjero. En el caso del formulario 720 tienen la obligación de declarar las personas físicas y empresas cuyos bienes (rentas, seguros, inmuebles, depósitos, acciones) en el extranjero superen los 50.000 euros por cada tipo. Si se tiene el 50% de una vivienda de 60.000 euros se deberá declarar ese patrimonio de 30.000 euros aunque no supere el umbral.

TENER UNA CUENTA EN EL EXTRANJERO

El principal destino de los fondos españoles en el extranjero es Alemania, Luxemburgo, Francia y Holanda dentro de la zona Euro. Abrir una cuenta en Suiza también es legal. En términos generales, la apertura de cuenta en el extranjero es engorrosa, especialmente por la falta de productos especialmente dirigidos a clientes españoles. Sin embargo, internet ha facilitado mucho la operativa diaria. Se utiliza una cuenta maestra desde España para realizar las transferencias y la banca 'online' de destino hace el resto. En general, las cuentas extranjeras tienen un coste mayor que las de España, pero no siempre. En Francia, por ejemplo, es posible contratar cuentas corrientes con gestión a través de internet con remuneración superior al 2% TAE. En otras entidades, los costes pueden llegar a los 10 euros mensuales. La petición de información personal es muy variable, pero existen cuentas en internet en la que ésta es mínima. Los productos financieros cambian. La futura frontera de la inversión en el extranjero puede venir de entidades asiáticas. En esos casos, los controles serán cada vez más difíciles. Pero no declarar los incrementos patrimoniales comporta que esos recursos difícilmente podrán volver a reinvertise en España.