25 oct 2020

Ir a contenido

RESULTADOS ANUALES DEL SECTOR FINANCIERO ESPAÑOL

CaixaBank prevé que el crédito deje de caer en España este año

El banco ganó 620 millones en el 2014, un 96,3% más, y rebajó la mora al 9,7%

La dotación para obra social será de 500 millones de euros este ejercicio

OLGA GRAU / BARCELONA

CaixaBank, entidad financiera participada en un 56% por la Fundación Bancaria La Caixa, prevé que este año el crédito deje de caer en España, tras un descenso medio del 6,3% registrado por el conjunto del sector en el 2014. El banco que preside Isidre Fainé redujo el año pasado un 4,8% su cartera total de crédito (en 10.046 millones), que era de 197.185 millones a 31 de diciembre del 2014. El crédito a particulares se contrajo un 5,4% y el de empresas, un 8,9%. Este fuerte descenso fue motivado por la reducción del crédito al sector promotor, que cayó un 29,6%.

"Esperamos que este año haya estabilidad en la cartera crediticia", explicó el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar, en la presentación de los resultados. Esto no significa que el crédito vaya a crecer, sino que dejará de caer o experimentará avances muy ligeros en el saldo total. Esto es debido a que el aumento de los préstamos al consumo (crecieron un 25% en el cuarto trimestre del 2014) o en hipotecas (avance del 42% en el cuarto trimestre) no compensará la caída que seguirá experimentando la financiación al sector promotor e inmobiliario.

Así, el crecimiento orgánico de la inversión crediticia de CaixaBank no superará el 1% este año, según reconocieron los gestores del banco. Esta cifra podría experimentar un alza de hasta el 7% cuando se sume el negocio de Barclays durante este ejercicio. "Uno de los problemas de la economía española es que las familias y las empresas estaban muy endeudadas", justificó Fainé.

MEJORA DE MÁRGENES

CaixaBank ganó el año pasado 620 millones, un 96,3% más respecto al 2013. Los resultados se han visto alterados debido a una revisión contable del ejercicio del 2013, que recortó el beneficio de todas las entidades financieras españolas al incorporar como gasto la derrama destinada al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). Sin este impacto, el beneficio neto del banco hubiera crecido un 23,2%.

CaixaBank logró mantener el margen de intereses positivo (epígrafe que recoge la actividad puramente bancaria de cobrar intereses por los préstamos y pagar por los depósitos), con un alza del 5,1%. El margen de explotación (que resulta después de sumar los ingresos de otras actividades y restarle los costes de estructura) creció un 18% en el 2014.

La entidad, que destinó a provisiones por morosidad más de 33.000 millones desde que se inició la crisis, ha empezado este año reducir el dinero que destina a este colchón contra la morosidad. Concretamente, el banco destinó el año pasado a provisiones un total de 2.579 millones de euros, frente a los 4.329 millones del pasado ejercicio. La ratio de morosidad del banco bajó del 10,5% al 9,7%.

Los resultados de CaixaBank se presentaron ayer, apenas un mes antes de que la entidad revele su plan estratégico para los próximos años. Los directivos no quisieron avanzar detalles del mismo, aunque el foco estará en crecer aumentando la rentabilidad, por lo que es poco probable que realicen operaciones corporativas. Fainé descartó ayer nuevas reestructuraciones de plantilla, aunque precisó que sí habrá despidos en Barclays, cuya integración se culminará este año.

Respecto al interés por Novo Banco en Portugal, entidad resultante del rescate de Banco Espirito Santo, Fainé dijo que la operación está en manos de la filial lusa de CaixaBank, que es BPI. Precisamente ayer, la Cámara de Comercio e Industria Luso-Española distinguió a Fainé como Gestor Ibérico del Año, premio que fue entregado por el viceprimer ministro de Portugal, Paulo Portas.

Por otro lado, la Fundación Bancaria La Caixa mantendrá este 2015, por octavo año consecutivo, el presupuesto de su obra social en 500 millones. Así, un total de 336 millones, lo que supone más del 67 % del presupuesto, se destinará al desarrollo de programas sociales y asistenciales, mientras que el apartado cultural acaparará el 13,4 % de la inversión (67 millones). El 11,2 % del presupuesto (56 millones) irá a programas de ciencia y medio ambiente y otros 41 millones (8,2 %) a apoyar la educación y la investigación.