«El euro fue un error inevitable, pero permanecerá»

2
Se lee en minutos
JOSEP-MARIA URETA

Josep-Maria Ureta: Abrimos otro año de incertidumbre en Europa y otra vez sale Grecia.

Josep Oliver: Los griegos, incluido Tsipras, no quieren salir del euro, quieren modificar las políticas de reformas. Ha sido Alemania la que ha planteado que quien no cumpla los requisitos que abandone el club. Esa advertencia también alcanza a españoles, italianos y franceses. Alemania no quiere una UE a la italiana, las transferencias permanentes de rentas del  norte al sur. Y en estos países crecen los populismos anti-Europa.

Antón Costas : Alguna vez, recordando lo que dijo Charles Kilderberger sobre el patrón oro, he dicho que el euro fue un error inevitable. Nació en años de extraordinaria estabilidad europea y se pensó que era posible una unión monetaria entre países con fuertes diferencias de competitividad. Pero ahora el euro ya está aquí y permanecerá, suceda lo que suceda en cualquier país de la Eurozona. Otra cosa es que Grecia nos recuerda que no es posible mantener la política que se ha seguido en Europa. Es más importante atacar la recesión que la devolución de la deuda.

J.O.: Lo que la evolución de la crisis está poniendo en evidencia es que gran parte de la opinión pública europea no está de acuerdo con las élites que les dirigen.

A.C.: Por eso te digo, Josep, que es más importante la recesión.

J.O.: No es evidente que sean las políticas. A Grecia se le han practicado quitas a su deuda y se le ha prestado 250.000 millones al 3,5%. Su problema es que tiene un fraude fiscal gigantesco y no se resuelve por más ayudas que aportes. Igual pasa con Italia. Por lo tanto, el crecimiento de Europa es mucho más complicado que los programas de austeridad. Estamos ante una unión de países y hay uno, Alemania, que, ante la presión de sus contribuyentes, tiene estrategia sobre cómo debe ser.

A. C.: Planteas la cuestión importante. ¿ Puede una unión de países ir hacia adelante sin algún tipo de liderazgo ya sea de uno de los países o de instituciones comunes que creen dinámica de cooperación? ¿Tiene Alemania esa capacidad? Helmut Khol ya dijo que Alemania es un país demasiado grande para ser primus inter pares y demasiado pequeño para ser un líder.

J. O.: Ojalá fuera un  problema de liderazgo político. Pero el problema es que la Unión Europea no se vislumbra como una unión de transferencias monetarias norte-sur, pero tampoco va a ser un gobierno federal en Bruselas que recaude el 30% de los ingresos públicos. Por eso hay riesgo de fracaso de la UE y del euro.

Noticias relacionadas

A. C.: ¿Y cuál es el escenario que tenemos para el 2015-2016? Una Europa complaciente, España incluida, creyendo que ya ha hecho las reformas. Y también una Europa tímida que no es capaz de hacer las actuaciones radicales que estás proponiendo.

J. O.: Coincido, claro. Ojalá que los europeos despierten.