«El coste energético será más decisivo que el salarial»

2
Se lee en minutos
JOSEP-MARIA URETA

J.-M. U.: En el debe de los aciertos para este año está el cambio de política de la Reserva Federal de EEUU y el efecto sobre el euro. En el haber, el inesperado precio del crudo.

J. O.: Y ahora los dos polos empezarán a cambiar. Habrá salidas de capital de Europa hacia Estados Unidos y, por ahora, el BCE dice que no va a seguir a la Fed, mantendrá tipos cercanos al cero.

J.-M. U.: Y a ello añadimos el barril de petróleo en caída.

A. C.: Detrás de la caída del petróleo hay dos cosas. Una extraordinaria y la otra que también puede serlo. La cotización cae por la revolución en la oferta. Por primera vez en la historia, EEUU ha pasado a ser excedentario en la producción de gas y petróleo, lo que altera la geoeconomía y la geopolítica. Eso provoca que durante los próximos años la competitividad venga por los costes energéticos y no por los salarios. Puedo citar, por ejemplo, que hay dos empresas españolas que compiten con empresas norteamericanas cuyos costes de producción son un 34% más bajos. La segunda aportación viene de la disminución de la demanda. Procede de los países emergentes, y en especial de China, que este año podría crecer por debajo del 7%. Eso tiene un efecto espectacular en la caída de la demanda de las materias primas.

J. O.: Soy menos optimista. A corto plazo, el Gobierno español sacará pecho, porque la balanza exterior mejorará como por arte de magia. Es posible que el déficit exterior [importamos más que exportamos] que tenemos, que es del 4%, se reduzca a la mitad. Es un bonus para todo el país, pagas menos rentas a los productores de petróleo. Pero los elementos que también lo acompañan causan angustia. Desde las inversiones en mejora energética que no se harán entre el 2015 y el 2016 hasta los 400.000 millones de dólares que los países productores reciclaban hacia los mercados de capital occidentales.

J.-M. U.: Los petrodólares que no llegan a las bolsas...

J. O.: Sin olvidar que, de fondo, está la resurrección de la guerra fría entre EEUU y Rusia. Hay riesgo especial para los europeos con esta variación de la geopolítica.

A.C.: Los fenómenos que he descrito pueden durar un par de décadas, aunque el barril remonte a 70 dólares. La competitividad manufacturera será decisiva.

Noticias relacionadas

J.O.: Seguro, sobre todo en sectores intensivos en energía, como el químico. Pero queda la lectura geopolítica.

A.C.: Será el debate que tendremos en el 2024. H