SECTOR AÉREO

Vueling prevé que El Prat alcance los 47 millones de pasajeros en el 2020

La aerolínea aspira a 'alquilar' la T-1 para poder gestionarla

Álex Cruz, anterior presidente de Vueling.

Álex Cruz, anterior presidente de Vueling. / RICARD CUGAT

1
Se lee en minutos

El presidente de VuelingÁlex Cruz, prevé que el aeropuerto de Barcelona alcance entre 45 y 47 millones de pasajeros en cinco años --frente a los 35,2 del 2013-- y la creación de 10.000 puestos de trabajo directos e indirectos. Así lo ha dicho en una sesión del Círculo de Infraestructuras celebrada este jueves en el World Trade Center de Barcelona, y ha argumentado que para ello es necesario mantener el ritmo de crecimiento actual.

Vueling opera actualmente 126 destinos desde El Prat, un "tremendo orgullo", y prevé cerrar el 2014 con 24 millones de pasajeros en total; posee una flota de 90 aviones A320 y a finales de año llegará la primera aeronave de compra. "Este año seremos la aerolínea número 1 en Europa con más destinos directos desde su 'hub", ha destacado Cruz, que ha añadido que la compañía aérea crea 500 empleos anuales.

Ha descartado operar vuelos de largo radio, ya que los trayectos que cubre Vueling son de cuatro horas y media y se plantea ampliar a cinco horas: "Podemos hacer una gran labor en el corto y eso resulta muy interesante para las aerolíneas de largo radio".

En este sentido, ha comentado que Vueling cerró antes de verano operar con código compartido con British Airways: "Ahora se venden vuelos desde Londres vía Barcelona y esto nos hace ganar pasajeros".

Cruz ha defendido que para cerrar un código compartido con otra aerolínea debe existir un "grado de intimidad muy alto", algo difícil de conseguir, y por eso apuesta por acuerdos interlínea, como el que está pendiente de publicitar con Qatar Airways, y también han habido contactos con Japan Airlines.

Noticias relacionadas

Alquilar la terminal

Además, Cruz ha afirmado que  la aerolínea aspira a alquilar la T-1 de El Prat para poder gestionarla siguiendo el modelo americano, en el que las compañías aéreas pueden tener su propia terminal y gestionarla.