Fotoprix presenta concurso de acreedores

La cadena de tiendas y laboratorios fotográficos carga con una deuda de unos 12 millones

1
Se lee en minutos

Fotoprix, una gran cadena de tiendas de fotografía, presentó ayer concurso de acreedores en un juzgado de Barcelona con unas deudas de 12 millones. La cadena de tiendas y laboratorios fotográficos, con unos 400 empleados, la única de las grandes del sector que había logrado sobrevivir al cambio digital, ha acabado sucumbiendo ante los avances tecnológicos, según publican 'La Vanguardia' y 'Expansión'.

La compañía explicó su declaración de insolvencia por la larga crisis del sector debido al cambio de hábitos sociales que supuso el éxito de la fotografía digital, el peso del endeudamiento derivado de las inversiones realizadas para adaptarse a esa transformación y la actitud de la banca. "Nos han cerrado de golpe las pólizas de descuento por 4,5 millones en los últimos meses y eso ha sido la puntilla tras haberlo intentado todo", dijo Porfirio González, fundador y propietario de la firma.

En su máximo momento de esplendor, Fotoprix llegó a contar con 300 establecimientos en España, entre centros propios y franquiciados, y hoy posee 95 tiendas en propiedad y 70 franquicias; mientras que la plantilla, que alcanzó las 700 personas, se sitúa ahora en unas 400.

Noticias relacionadas

El tremendo repliegue sufrido obedece al desplome de las ventas, que han pasado de los más de 80 millones del 2009 a los apenas 40 millones del pasado ejercicio. En su demanda de solicitud de concurso, la empresa -asesorada por Carlos Noguera y Laura Suárez, del bufete Pintó Ruiz & Del Valle- ha declarado deudas de 12 millones de euros, de los que cerca de la mitad son con la banca -BBVA, Popular, Sabadell, Bankinter Deutsche Bank son los más afectados-.

Entre los acreedores importantes también figuran las administraciones públicas: la Agencia Tributaria (2,5 millones) y la Seguridad Social (0,5 millones). La intención de la empresa es negociar con los acreedores para intentar llegar a un acuerdo, aprobar un plan de pagos con una quita importante y continuar.