Ir a contenido

la reforma tributaria del ejecutivo del pp

El Gobierno aprueba bajar 9.000 millones en IRPF y sociedades

La rebaja fiscal no devuelve ni la mitad de lo subido por Rajoy en todos los tributos

El impuesto de la renta se situará en 2016 por debajo del que existía con el PSOE

ROSA MARÍA SÁNCHEZ / Madrid

El Consejo de Ministros aprobó ayer una potente rebaja en los impuestos sobre el IRPF y Sociedades de alrededor de 9.000 millones de euros, según fuentes oficiales. La rebaja se repartirá entre el 2015 (año de elecciones autonómicas, locales y estatales) y el 2016 y beneficiará, sobre todo, a las familias con hijos, ascendientes y discapacitados.

En esta rebaja se resume, finalmente, la ambiciosa reforma fiscal que había planeado el Gobierno y en la que, al final, no se abordará ni la fiscalidad autonómica, ni la local, ni los impuestos medioambientales ni la cotizaciones sociales, en contra de la expectativa que se había creado de una gran reforma global. Tampoco se tocará el IVA, salvo para adaptar a las directivas comunitarias el tratamiento de los bienes sanitarios con una subida que, finalmente no afectará a gafas, lentillas y tiritas. Las medidas antifraude fiscal se limitan a la futura publicación de una lista de morosos, repetidamente anunciada y pospuesta.

«EL MOMENTO DE BAJAR IMPUESTOS» / La rebaja fiscal anunciada ayer pivota, sobre todo, en torno a un potente descuento en el IRPF, que bajará una media del 12,5% para todos los contribuyentes y que en su mayor parte empezará a notarse en la nómina de enero del 2015, según explicaron la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

«Ha llegado el momento de bajar impuestos para todos», dijo Montoro en una rueda de prensa en la que solo se presentaron las líneas generales de la reforma, a la espera de una explicación más exhaustiva el lunes. «Ahora empezaremos a devolver impuestos y lo más importante es que todo esto se traduzca en creación de empleo», añadió Montoro. El presidente Mariano Rajoy podría adelantar más detalles en un acto del PP convocado para hoy en su sede de la calle Génova.

Además del IRPF, el impuesto sobre sociedades incorpora una bajada del tipo impositivo del 30% al 28% en el 2015 y al 25% en 2016 compensada, parcialmente, por la desaparición de deducciones.

Esta rebaja de 9.000 millones en dos años es similar a lo que han subido estos dos impuestos en los dos últimos ejercicios, desde que Rajoy accedió a la Moncloa en diciembre del 2011 (9.400 millones, según datos de la Agencia Tributaria).

Sin embargo, esta rebaja no llega ni a la mitad de los más de 20.000 millones del total de subidas fiscales producidas por el Gobierno del PP si se tienen en cuenta los incrementos del IVA, impuestos especiales y medioambientales y tasas judiciales (sin contar el IBI).

Así pues, según estas cifras, cuando se celebren las elecciones generales, previsiblemente en noviembre del 2015, Rajoy podrá decir que en el 2016 quedará anulada la subida del IRPF que acometió en cuanto llegó a la Moncloa. Pero no podrá decir que acaba la legislatura con menos impuestos que cuando la estrenó.

Incluso podrá decir Rajoy que el nuevo IRPF será en el 2016 más bajo del que heredó del Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero en el 2011, atendiendo a los cálculos que ayer proporcionó Hacienda.

ELECTORALISMO / Anticipándose a este análisis, la secretaria de Economía del PSOE, Inmaculada Rodríguez Piñero, criticó ayer el carácter «electoralista» de la reforma. «Este Gobierno pone los intereses del país al servicio de los suyos particulares», criticó UGT. «Es una especie de torniquete para frenar la sangría» de votos del PP, abundó el líder de IU, Cayo Lara. La patronal CEOE echó en falta una rebaja de cuotas sociales.

PROGRESIVIDAD / El tipo mínimo del IRPF bajará del 24,75% actual al 20% en el 2015 y al 19% en el 2016 (frente al 24% del Gobierno anterior). El actual tipo máximo general del 52% (56% en Catalunya) bajará al 47% en el 2015 y al 45% en el 2016 , igualando el que existía en el 2011. Como consecuencia de esta nueva tarifa, de los nuevos mínimos familiares y de otros elementos que ayer no explicó Montoro, el IRPF del 2016 será más bajo que el del 2011 para todas las rentas, salvo para las de más de 100.000 euros, cuya tributación subirá ligeramente.

«Se trata de un nuevo impuesto más progresivo en el que las rentas superiores seguirán teniendo un tipo efectivo superior al del 2011», resumió el ministro.

VIGILANCIA DE BRUSELAS / El ministro se esforzó ayer en subrayar que la rebaja aprobada por el Gobierno «encaja» en el Plan de Estabilidad presentado a la Comisión Europea y en los objetivos de reducción del déficit público impuestos por Bruselas.

Precisamente ayer el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, expresó su disgusto por la falta de información sobre los planes de reforma fiscal del Gobierno e insistió en la necesidad de volver a subir el IVA para evitar una pérdida de recaudación que impida reducir el déficit.

Desde el punto de vista de Hacienda, sin embargo, la rebaja fiscal de 9.000 millones impulsará un crecimiento adicional del PIB de 0,5 puntos y favorecerá la creación de empleo de modo que, en realidad, su impacto recaudatorio neto se ajustará a los alrededor de 7.000 millones estimados en el Plan de Estabilidad. El Gobierno español tiene por delante el reto de convencer a Bruselas de estas cuentas si quiere evitar que la Comisión Europea imponga sus medidas a España.