EVOLUCIÓN DE UNA ACTIVIDAD ESTRATÉGICA

El automóvil vive el mejor año en ventas desde el 2010

Los concesionarios ya crean empleo y confían en vender el 16% más de vehículos

El sector espera otro PIVE en junio tras gastar el plan actual el 78% de los fondos

Concesionario en Barcelona de la red de Seat, la marca líder, ayer.

Concesionario en Barcelona de la red de Seat, la marca líder, ayer. / FERRAN NADEU

3
Se lee en minutos
ANTONI FUENTES / Barcelona

El último informe recibido por los concesionarios de automóviles sobre la evolución del plan de ayudas revela el buen momento que vive el sector. Las solicitudes de subvención suman, en tan solo cuatro meses, el 78% de los fondos disponibles. Eso quiere decir que, al ritmo actual, el PIVE 5 se agotará esta misma semana o la que viene. El ritmo de las matriculaciones, que suben el 16%, ha sorprendido a los propios concesionarios, que se han visto obligados a revisar al alza su previsión inicial de ventas para el 2014.

Hasta ahora, la Federación de Asociaciones de Concesionarios (Faconauto) esperaba una mejora del 10% en las matriculaciones. Pero el presidente de Faconauto, Jaume Roura, anunció ayer, en el congreso de la organización celebrado en el marco del Salón del Automóvil de Madrid, que confían en que el ejercicio finalice con el 16% más de vehículos matriculados, lo que significará pasar de casi 724.000 del 2013 a unos 840.000 en el 2014. Si se consigue esa cifra convertirá este ejercicio en el mejor año desde el 2010, cuando se vendieron 985.000 coches y todoterrenos.

De la fábrica al concesionario

La mejora sustancial en las ventas, que parten de unos niveles inusualmente bajos propios de la crisis de los 90, es interpretada en el sector como un punto de inflexión sustentado en varios indicadores. La recuperación del sector se notaba hasta ahora con claridad en la industria, con un crecimiento sostenido de la producción en los últimos años que en los cuatro primeros meses del 2014 ha llegado al 12%. La inflexión consiste también en que los concesionarios comienzan a notar la recuperación dejando atrás las pérdidas y contratando a trabajadores por primera vez en los últimos cinco años.

La red de puntos de venta aumentó sus plantillas en 903 empleados, una cifra modesta después de haber perdido 48.000 vendedores y mecánicos desde el 2008. El fuerte incremento de las ventas de este año permitirá mantener la creación de puestos de trabajo para atender el mayor volumen de actividad. En términos económicos, la mayoría de los concesionarios conseguirán este año un resultado equilibrado o con beneficio tras acumular importantes pérdidas durante la crisis.

«Generamos trabajo estable y fijo. Hemos cerrado un ciclo de cinco años, desde 2008, en donde perdimos casi 50.000 puestos de trabajo. Ahora, el sector representa el 2,5% del PIB. Por ello pedimos un respeto. Estamos lejos del objetivo, pero en el camino de conseguirlo», aseguró Roura.

A la espera del PIVE 6

Los concesionarios y los fabricantes dan por descontado que el Gobierno aprobará un PIVE 6 en cuestión de días o semanas una vez se hayan agotado los 175 millones del plan actual. De los 175.000 coches a los que subvencionará el PIVE 5, hasta el lunes pasado se habían beneficiado ya 136.168 vehículos. El 92% de los compradores son clientes particulares que se gastaron una media de 13.121 euros en adquirir un turismo nuevo a cambio de achatarrar otro con una antigüedad media de 16,7 años, según el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), el organismo que gestiona los fondos.

Noticias relacionadas

En los últimos días, los ministros de Economía, Luis de Guindos, y de Industria, José Manuel Soria, han lanzado mensajes tranquilizadores sobre la continuidad de unas bonificaciones a los compradores de vehículos que consideran beneficiosas para rejuvenecer el parque móvil y apuntalar la recuperación del consumo, con la ventaja de que las arcas del Estado también sacan provecho con un aumento en la recaudación de impuestos por el IVA y la matriculación.

Para el sector, lo ideal es que haya estabilidad en las ayudas al menos durante todo el 2014. Para conseguirlo, el Consejo de Ministros debería aprobar en las próximas semanas una dotación presupuestaria similar a los 175 millones que destinó al Pive en enero.