EFEMÉRIDE EN LA FILIAL DE VOLKSWAGEN

Encrucijada del Seat Ibiza

La marca celebra los 30 años de un modelo decisivo en la consolidación del centro técnico y tras la salida intempestiva de Fiat

Martorell trabajará los sábados para aumentar la producción

Evolución del Seat Ibiza.

3
Se lee en minutos
ANTONI FUENTES
BARCELONA

Los 200 empleados de un incipiente Centro Técnico de Seat recibieron a principios de 1982 un encargo a la desesperada. Tenían que diseñar en un tiempo récord un modelo nuevo con el difícil objetivo de salvar la compañía justo cuando fue nacionalizada tras la marcha de Fiat con cajas destempladas.

Teodosio García, uno de los ingenieros que participó en el proyecto, recuerda ese momento, 30 años después del inicio de la producción del Ibiza, como una gesta con final feliz que marcó el futuro de Seat. «Tardamos solo dos años en diseñar y desarrollar nuestro primer modelo sin Fiat en unos   tiempos en los que las herramientas de trabajo eran manuales y mucho más complicadas que ahora gracias al diseño virtual», explica García, que es actualmente el responsable de los modelos Ibiza, Mii y Alhambra en un centro técnico que creció con el modelo superventas de Seat hasta llegar a una plantilla de más de 900 empleados.

Serie especial

Gracias al éxito del nuevo coche, Seat pudo reducir unas importantes pérdidas y atraer el interés de Volkswagen hasta que el grupo alemán compró el 100% de la marca española al Instituto Nacional de Industria (INI). Para conmemorar ese momento decisivo en la historia de la empresa, el centro técnico ha diseñado una serie especial del Ibiza 30º aniversario que ha despertado el interés de los clubs de fans y seguidores del modelo que recientemente se reunieron para conmemorar la efeméride.

El milagro de la producción en la planta de la Zona Franca de Barcelona de la primera unidad del Ibiza el 27 de abril de 1984 fue posible gracias a que la dirección de la Seat pública optó por buscar el apoyo de Ital Design, el estudio de diseño de Giugiaro; de Porsche como proveedor de la tecnología de los motores y de Karmann para la carrocería.

Los viejos Ibiza con líneas cuadradas eran mucho más pesados, contaminantes y derrochadores de combustible que la cuarta y actual generación. Mover los 1.200 kilos de los primeros Ibiza sin dirección asistida era una tarea dura en comparación con la dirección asistida o electrónica del modelo actual, que pesa unos 900 kilos. «El cambio tecnológico vivido por el modelo en 30 años ha sido más profundo que el de la telefonía móvil. El contenido tecnológico del actual Ibiza no tiene nada que ver con el de hace 30 años», relata Teodosio García, que participó en el diseño de las cuatro generaciones.

Aumento del León

Los ingenieros y diseñadores de Martorell trabajan ya en la preparación del rediseño del modelo y en la quinta generación de un utilitario que en 30 años ha sumado casi cinco millones de clientes. Después de sufrir un descenso en el volumen de producción del 9,8% en el 2013 que llevó a eliminar el turno de noche, el Ibiza también nota la recuperación de las ventas en España y los principales mercados europeos. La empresa ha planificado que la línea uno de la fábrica de Martorell trabaje casi todos los sábados para incrementar la producción del Ibiza, aunque el volumen adicional todavía no es suficiente para funcionar con tres turnos.

Para evitar un excesivo monocultivo del Ibiza, el presidente de Seat, Jürgen Stackmann, se ha fijado como uno de los objetivos principales incrementar las ventas del León hasta empatar con el utilitario. Va camino de conseguirlo este año puesto que se produce con tres turnos diarios que comparte con el Altea.

Vea el vídeo de esta

Noticias relacionadas

noticia con el móvil o

en e-periodico.es