Ir a contenido

tendencias del sector turístico

Los turistas chinos ganan protagonismo en las tiendas de lujo de BCN

El numero de viajeros procedentes del gigante asiático aumentó el 33% el pasado año en España y la tendencia parece acelerarse

EDUARDO LÓPEZ ALONSO / Barcelona

Turistas chinos en el paseo de Gràcia.

Turistas chinos en el paseo de Gràcia. / DANNY CAMINAL

Los turistas chinos son ya claves para el comercio barcelonés. Las estadísticas de la Organización Mundial del Turismo (OMT) del pasado año ya apuntaban la tendencia, y ahora el fenómeno es claramente constatable en los puntos de venta. La Roca Company Stores y las tiendas del centro de Barcelona son los termómetros de una situación que tiende a consolidarse y es que el capital chino ya no solo es inversor, ahora llega en forma de turistas con capacidad adquisitiva remarcable. Turisme de Barcelona también constata el auge del turismo chino. Según sus datos aumentó el 16% el número de turistas chinos que se alojaron en hoteles de la ciudad hasta unos 73.906, aunque su peso en determinado tipo de comercios es ya muy relevante. 

La estadística apunta a que el número de turistas chinos aumentó un 33% el pasado año en España. No son tan fáciles de detectar como los ciudadanos rusos, británicos o franceses. En ocasiones se les confunde con japoneses o de otro país asiático. En otras se piensa que forman parte de la nutrida comunidad china afincada en la ciudad. Lo cierto es que el turista chino que llega a España tiene un nivel de renta que le permite un gasto medio de unos 2.040 euros por persona en su visita a España, según la OMT. Y el potencial de crecimiento para este mercado emisor es enorme, ya que solo el 0,21% de los viajeros chinos pasaron por España el pasado año, unos 177.000.

Constatación en el comercio

Value Retail, el centro comercial de la Roca Company Stores, es uno de los puntos que más ha notado el crecimiento de las ventas a ciudadanos asiáticos (el 50% de ellos procedentes de China). "En invierno notamos la llegada de muchos compradores rusos, pero con la llegada de esta primavera se han notado especialmente las ventas a turistas chinos", explica una vendedora de una tienda de zapatos de marca. Un paseo por el recinto confirma lo dicho. El turismo de compras atrae al ciudadano chino, muy sensible a la compra de productos de marca que tienen precios mucho más altos en su país. Algo parecido ocurre en el centro de Bacelona. Tiendas de marcas de prestigio del paseo de Gràcia deben buena parte de su caja a ciudadanos chinos de paso por la ciudad. China será el primer emisor mundial de turistas en el 2020, por lo que atraer a ese mercado se ha convertido en un objetivo estratégico para una potencia mundial del sector turístico como España.