resultados del líder europeo del automóvil

Seat descarta un nuevo Altea y se centra en el futuro todoterreno

Las plantas de Martorell y Skoda compiten «en igualdad» por el todoterreno

La marca española mejoró el 3% su resultado con 152 millones de pérdidas

De izquierda a derecha: Rupert Stadler (Audi), Michael Macht (consejero de VW), Winterkorn y García Sanz.

De izquierda a derecha: Rupert Stadler (Audi), Michael Macht (consejero de VW), Winterkorn y García Sanz. / AP / MICHAEL SOHN

Se lee en minutos

ANTONI FUENTES
BERLÍN ENVIADO ESPECIAL

Los tiempos cambian y los gustos de los consumidores también. Con esa máxima, Seat se centra ahora en conseguir ampliar su gama de modelos con un todoterreno urbano (SUV, en sus siglas en inglés) y descarta lanzar al mercado una nueva generación del monovolumen Altea. Así lo explico ayer en Berlín el presidente del consejo de administración de Seat y miembro de la dirección del grupo Volkswagen, Francisco Javier García Sanz, en un encuentro con periodistas españoles tras la presentación de resultados de la multinacional alemana.

El modelo más veterano que tiene ahora a la venta Seat, el Altea, no tendrá sustituto, según dijo García Sanz. «El mercado ha cambiado, los gustos de los consumidores también y surgen nuevos segmento», destacó el directivo del grupo poco después de que el presidente del consorcio, Martin Winterkorn, anunciara la creación de un grupo de trabajo para diseñar la estrategia de modelos para el futuro. Para Winterkorn, «el grupo debe esforzarse en mejorar su oferta en el segmentos de los SUV, que sigue creciendo a diferencia de los monovolúmenes, que están estancados».

Noticias relacionadas

El Altea, que se empezó a vender en plena efervescencia de los monovolúmenes a principios de la década pasada, ha recibido elogios por parte del presidente de Seat, Jürgen Stackmann, por vender cerca de 30.000 unidades al año a pesar de su veteranía. Fuentes de Seat matizaron que el Altea se seguirá produciendo. La prioridad para Seat ahora es ampliar su gama con un SUV por el que compiten «en igualdad de condiciones» la planta de Martorell y otra de Skoda.

Seat mejoró el 3% en el 2013 su resultado operativo, lo que supone una reducción de cuatro millones en sus pérdidas, que quedaron en 152 millones. Los ingresos crecieron el 6% y alcanzaron los 6.874 millones gracias a una mejora de las ventas del 10,6%.