27 may 2020

Ir a contenido

ESTUDIO REGIONAL

Catalunya se empobrece más deprisa que la media por la crisis

ROSA MARÍA SÁNCHEZ
MADRID

La crisis económica ha abierto una profunda herida en toda la sociedad y la economía española, pero en unas comunidades más que en otras. Según el volumen La economía de las regiones españolas en crisis presentado ayer por la fundación de las cajas de ahorros Funcas, desde el 2008 la sociedad catalana se ha empobrecido más deprisa que el promedio nacional -por el deterioro del mercado laboral y el aumento del paro de larga duración-, hasta situarse en la media española.

Si se tiene en cuenta el coste de la vida más elevado de Catalunya, «los resultados empeoran notablemente», según el estudio. El índice de pobreza económica ha evolucionado más lentamente en Extremadura, País Vasco, Asturias, Castilla y León y Galicia.

Este número de Papeles de Economía Española ha sido coordinado por Eduardo Bandrés, de la Universidad de Zaragoza. En él se concluye que  País Vasco, Madrid, Navarra y Castilla y León han sido menos castigadas por la crisis si se toma en cuenta la caída de su PIB desde el 2008, la destrucción de empleo y la tasa de paro. En sentido contrario, las más castigadas han sido Valencia, Andalucía, Castilla la Mancha y Murcia. El impacto en Catalunya se sitúa en torno a la media, con una caída del PIB del 5,7% desde el 2008, una pérdida de empleo del 21% y un aumento de la tasa de paro desde el 8% al 24%. Según Bandrés, el diferente impacto tiene que ver con factores tales como los niveles de inmigración, el peso de la construcción, la estructura productiva, el nivel de desajuste presupuestario, la dotación de capital o la apertura al exterior.

Uno de los artículos advierte que la crisis «ha generado dinámicas recentralizadoras en las relaciones intergubernamentales en España». Bandrés lo equiparó  con lo observado en las instituciones europeas, donde se ha multiplicado el control presupuestario de los Estados. «Habrá que esperar unos años para saber si estamos ante un punto de inflexión en la descentralización o ante un paréntesis en la búsqueda de una gestión eficaz de la consolidación fiscal en España», se concluye.