Montoro cambia las balanzas fiscales por "cuentas regionalizadas"

El ministro de Hacienda dice que se determinará "lo que cada Administración hace por el individuo residente"

1
Se lee en minutos
AGUSTÍ SALA / Barcelona

Se acabaron las balanzas fiscales. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha anunciado una nueva metodología para calcular los flujos económicos y financieros entre administraciones y territorios. Para ello ha encargado a un grupo de expertos un modelo de "cuentas públicas regionalizadas para que se vea los que cada administración hace por los individuos residentes", que se presentará el próximo 31 de enero.

Durante un coloquio en la convención del PP de Catalunya (PPC), Montoro ha afirmado que las balanzas fiscales "no pueden ser motivo de divorcio económico o político". Ha apostado por el nuevo método que, aportará "transparencia y normalidad" a partir de que se ponga en marcha en marzo, ha agregado.

El ministro ha criticado las balanzas presentadas por el Govern de la Generalitat, que cifran el déficit fiscal en unos 16.000 millones de euros o en torno al 8% del PIB. "Eso que se dice que si separara tendría 16.000 millones más depende. Depende de la economía. No hay certeza", ha sentenciado.

El titular de Hacienda ha insistido en que España está saliendo de la crisis "gracias a Catalunya". Ha rechazado, a su vez, que los fondos de liquidez autonómica (FLA) y de proveedores salgan de los impuestos que pagan los catalanes. "El Estado acude a los mercadosa a tomar deuda en mejores condiciones, que es la que permite a los proveedores, en especial los de sanidad y farmacia, pero también de educación y servicios sociales", ha añadido.

Noticias relacionadas

Montoro ha recordado que el mes que viene el Estado pagará 2.400 millones de euros a los proveedores de la Generalitat del total de unos 8.000 millones para todo el país. A su vez ha afirmado que la imposibilidad de Catalunya de financiarse en los  mercados es lo mismo que le sucede a Valencia, Murcia, Baleares o a Castilla-La Mancha.

Como crítica directa no solo al Ejecutivo catalán actual de CiU sino a su predecesor, el tripartito, el ministro ha asegurado que el déficit y la deuda de la Generalitat no son solo de los últimos tres años si no que "vienen de atrás por una gestión nefasta".