Ir a contenido

Los indicadores

La prima de riesgo se sitúa por debajo de los 200 puntos

La deuda pública española recupera credibilidad y recorta distancia con el 'bund'

EL PERIÓDICO
BARCELONA

Uno de los síntomas más claros de recuperación de la economía española en los últimos días, al menos de recuperación de confianza, es la evolución a la baja de la prima de riesgo (el diferencial entre lo que se paga en el mercado secundario por la deuda española a 10 años y el bono alemán bund equivalente). La citada tasa alcanzó ayer a media sesión  el nivel más bajo desde mayo del 2010 y  al cierre de la sesión en los mercados se mantenía en los 194 puntos. Una cifra espectacular si se tiene en cuenta que el 24 a julio del 2012 llegó a situarse en los 638 puntos.

La mejora no afecta solo a España. Italia, que también llegó a sonar como un país que podría necesitar un rescate si mantenía estos costes tan elevados para poder financiar su deuda pública, mantiene una senda de descensos paralela a la deuda española y ayer situó su prima de riesgo en los 199 puntos.

AUMENTO DE ATRACCIÓN / Para muchos analistas, esta evolución es la constatación del aumento de confianza de los inversores en estos mercados de deuda. «A partir del momento en el que los compradores consideran que el peligro ha pasado» y que  «el riesgo de explosión de la zona euro se ha diluido» los países considerados más frágiles de la zona euro ofrecen rendimientos más atractivos que los valores juzgados más seguros, como los de Alemania y Francia, explicó a France Presse Patrick Jacq, responsable de deuda pública de BNP Paribas.

La caída de la prima de riesgo española ha mantenido una tendencia a la baja desde el pasado verano, a medida que se confirmaban las noticias sobre el fin de la recesión y la posibilidad de iniciar una lenta pero constante recuperación. Algunos datos de esta misma semana, como el índice de actividad industrial al alza o el fuerte descenso del paro registrado en diciembre, conocido ayer, han acelerado este bajón.

Además, el pasado 31 de diciembre, en España quedó oficialmente cerrado el plan de rescate de la banca, que necesitó ayudas europeas desde octubre del 2012 por un importe de 41.300 millones de euros. Y se constató que no harán falta ayudas suplementarias para recapitalizar a los bancos con dificultades.

Todo ello ha contribuido a mejorar la percepción de los bonos españoles, como destacó ayer el analista de IG Daniel Pingarrón. «La rentabilidad de las notas de deuda española a 10 años ha bajado alrededor de un 7% en dos días, perforando el soporte del 4% con suma facilidad, y situando a la rentabilidad de la deuda española por debajo de la italiana. En los plazos más cortos, la evolución está siendo más intensa aún», subrayó.

0 Comentarios
cargando