Los correos de Blesa evidencian sus excesos como presidente de Cajamadrid

Según los mensajes, el expresidente de la entidad buscó un contrato a Aznar como comisionista de una empresa que vendía armamento a Venezuela

Hay mails comprometidos, entre otros, con Barrionuevo, Aznar, Aguirre ,  García Escudero y Esperanza Aguirre. / ATLAS

Se lee en minutos

Los mensajes enviados y recibidos por Miguel Blesa mientras era presidente de Cajamadrid publicados por eldiario.es a lo largo de la pasada semana, ponen en evidencia una elevada cadena de favores. Además, también muestran que la entidad conoció con antelación el riesgo que corrían los preferentistas.

Aznar, Barrionuevo y Aguirre

Según los mensajes, Blesa buscó un contrato como comisionista de una empresa que vendía armamento a Venezuela al expresidente del Gobierno José María Aznar. Pero la bandeja de entrada del correo del expresidente de Cajamadrid rebosaba de peticiones de favores sin color político definido. Así, desde socialistas como José Barrionuevo, hasta la secretaria de Esperanza Aguirre, le pedían ayuda. "Pepe Barrionuevo, con quien tengo buena relación, me pide este favor para unos amigos suyos. ¿Qué podemos hacer?", aseguraba uno de los correos. "Nos envía este asunto la secretaría de doña Esperanza Aguirre. Su prima ha tenido un problema con la concesión de una hipoteca en la caja", rezaba otro mensaje. 

Por otro lado, también aparece el presidente del SenadoPío García Escudero, con el que dialogó por un problema laboral en Cajamadrid del hermano de Pío. "He hablado con Pío y se ha sorprendido de lo que le contaba, dice que no tenía ni idea. Va a hablar con su hermano y me dirá. ¿Qué te apuestas a que el sujeto me pide hora?", explicaba uno de los correos. 

Noticias relacionadas

Grandes gastos

Las filtraciones no se han parado en los favores, sino que muestran la desmesura con la que Blesa gestionó Cajamadrid. La exclusiva tarjeta Visa de la que disponían Blesa y otros consejeros con gastos permitidos hasta los 5.000 euros es un ejemplo. Esperanza Aguirre le recriminó que, con la que estaba cayendo, se gastara 500.000 euros en un coche, a lo que Blesa contestó "no tiene ni puta idea".