Los expertos aprueban el informe sobre pensiones con un voto en contra y una abstención

Las pensiones del futuro estarán vinculadas a la esperanza de vida y a los ingresos y gastos del sistema de la Seguridad Social y no al IPC

Santamaría : "El Gobierno confía en el Pacto de Toledo para mantener la estabilidad de las pensiones"

Los expertos aprueban, con un voto en contra y una abstención, el informe sobre las pensiones / ATLAS

2
Se lee en minutos
MERCEDES JANSA / Madrid

El comité de doce expertos al que el Gobierno pidió su opinión sobre la reforma del sistema de pensiones ha aprobado su informe definitivo con un voto en contra y una abstención, además de con tres votos particulares.

El Comité de Expertos designado por el Gobierno para desarrollar el denominado factor de sostenibilidad propone que las pensiones solo aumenten si los ingresos del sistema suben por encima del crecimiento del número de pensiones. La comisión recomienda que este factor de revalorización anual (FRA) de las pensiones comience a aplicarse a los pensionistas actuales, lo que supondría acabar con el sistema actual según el cual las prestaciones suben conforme a la evolución de los precios.

El comité recomienda que la pensión de los actuales pensionistas nunca disminuya nominalmente por la aplicación de este factor, con lo que en el peor de los casos, en "situaciones excepcionales", quedaría congelada, ha explicado en rueda de prensa uno de los doce miembros del comité, Rafael Domenech.

La votación

Fuentes próximas al comité han explicado que el catedrático de Economía Aplicada Santos Ruesga ha votado en contra y el catedrático de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social José Luis Tortuero se ha abstenido, ambos cercanos a UGT y al PSOE.

Los dos han emitido asimismo sendos votos particulares con observaciones al texto, en tanto que el tercer voto particular ha sido del licenciado en ciencias económicas y empresariales Miguel Ángel García Díaz, cercano a CCOO.

La última reunión del comité ha concluido este viernes después de varias semanas de deliberaciones en las que surgieron discrepancias en torno a la fórmula de actualización de las pensiones, que la mayoría proponía desligar del IPC, y al ajuste de la cuantía de la pensión conforme a criterios demográficos.

Este mediodía, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, evitó pronunciarse sobre la propuesta del comité de expertos para reformar las pensiones porque los especialistas seguían debatiendo el documento durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Santamaría dijo que la comisión del Pacto de Toledo es el "marco para mantener la estabilidad y garantizar un sistema que tiene que perdurar durante varias generaciones".

La esperanza de vida

Según el borrador del informe sobre las pensiones redactado por el presidente del comité Víctor Pérez Díaz, las pensiones del futuro estarán vinculadas a la esperanza de vida y a los ingresos y gastos del sistema de la Seguridad Social y no al IPC, como hasta ahora, lo que supondría un recorte entre el 7% y el 10%, según algunos expertos. 

El Gobierno deberá ahora remitir el documento a la comisión del Pacto de Toledo que lo estudiará y pedirá la comparecencia de sus defensores y sus detractores.

Noticias relacionadas

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha expresado su "preocupación" por las propuestas de la mayoría de los expertos por que suponen un “cambio sustancial” en el sistema de pensiones "imponiendo, a través del factor de sostenibilidad , un doble recorte" según evolucione la demografía y los ingresos. "Por primera vez en la historia, los cambios afectarán a los actuales y a los futuros pensionistas", ha señalado.

El líder de UGT ha hecho un llamamiento al Gobierno para que sea "prudente" y "reoriente" los cambios en el Pacto de Toledo y a través del diálogo social.