La recesión se instala en Francia en el primer trimestre del 2013

El PIB cayó el 0,2% entre enero y marzo, segundo retroceso tras el del ultimo trimestre del 2012

2
Se lee en minutos

La economía francesa entró formalmente en recesión entre enero y marzo con una segunda caída trimestral consecutiva del 0,2 % de su producto interior bruto (PIB), anunció hoy el Instituto Nacional de Estadística (INSEE). El retroceso registrado en el primer trimestre se debió tanto a la demanda interna, que rebajó una décima del PIB, como al saldo del comercio exterior, que lo redujo en dos décimas. El único elemento ligeramente positivo fue la variación de existencias de las empresas, que aportó una décima al PIB.

El consumo privado bajó un 0,1 % en el primer trimestre, después de haberse mantenido estable en los tres últimos meses del 2012. El descenso de los gastos en inversión fue más intenso, de un 0,9 %. En cuanto al comercio exterior, las exportaciones siguieron bajando en el primer trimestre (un 0,5 % menos, después de haber caído ya un 0,7 % entre octubre y diciembre) al tiempo que las importaciones dejaron de retroceder y se recuperaron un ligero 0,1 %.

El INSEE recordó que el retroceso del PIB constatado a comienzos de año es el tercero durante los últimos cuatro trimestres, ya que se había registrado un recorte del 0,2 % entre abril y junio del 2012, tras el que hubo una subida del 0,1 % en los tres meses siguientes.

También indicó que si el crecimiento fuera cero en el segundo, tercer y cuatro trimestre de 2013, el PIB en el conjunto de ese ejercicio se reduciría un 0,3 %. El Gobierno francés indicó, tras hacerse públicas estas cifras, que mantiene su previsión de crecimiento del 0,1 % para 2013.

HOLLANDE CULPA A LA ERUOZONA

El presidente francés, François Hollande, calificó de "grave" la situación, señaló que "la avería en el crecimiento afecta a Europa entera" y, por medio de la portavoz de su Gobierno, precisó que la recesión actual en Francia es "menos profunda" que la última que se había dado al comienzo de la crisis, en 2008-2009.

"Es la zona euro en conjunto la que está atascada", repitió el ministro de Finanzas, Pierre Moscovici, después de que el Instituto Nacional de Estadística (INSEE) anunciara que por segundo trimestre consecutivo el Producto Interior Bruto (PIB) de Francia bajó un 0,2 % entre enero y marzo.

Eso significa que "técnicamente Francia está en recesión", reconoció Moscovici en unas declaraciones a la prensa a la salida del Consejo de Ministros, pero se esforzó en insistir en que "deriva sobre todo de la situación en la zona euro", que es el primer cliente de las empresas francesas.

Noticias relacionadas

Insistió en que Europa "es el primer factor de la ralentización" que sufre Francia, que "se comporta un poco mejor que el resto de la zona euro", pero "no se puede aceptar" en los países miembros que el nivel de paro siga siendo tan elevado.

Por eso defendió una "reorientación" de la política para que "la zona euro sea más fuerte y se vuelque en el crecimiento", algo que hoy mismo defenderá en Bruselas el presidente francés, François Hollande, ante el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.