HISTORIAS MÍNIMAS

Hacer fiestas como en casa

Espai d'Oci ofrece espacios íntimos y flexibles para crear celebraciones a medida

Venezolana de nacimiento, lleva ocho años viviendo en Barcelona. Es economista. Antes de emprender Espai d'Oci junto a su marido, trabajó como consultora estratégica en diversas empresas y bancos y en Esade.

Patricia Martínez, fundadora de Espai d’Oci.

Patricia Martínez, fundadora de Espai d’Oci. / FRANCESC CASALS

Se lee en minutos
ANNA CIVIT / Barcelona

La historia de Espai d'Oci empieza con la fiesta de un bautizo.«Era finales del 2010. Mi marido y yo queríamos bautizar a nuestro hijo mayor y buscábamos un espacio donde celebrar la fiesta», dice Patricia Martínez, la impulsora de la empresa. Martínez quería enfocarlo como una fiesta familiar distendida con amigos y niños. Así que organizar la cita en un restaurante no era una opción viable ya que un espacio cerrado, compartido con otros clientes, no le daba la intimidad que deseaba. La búsqueda de un lugar más flexible donde poder personalizar la fiesta y hasta traer«el propio cátering»le llevó a un callejón sin salida.«No había nada», reafirma la emprendedora. Fue en ese momento cuando se dio cuenta de que había encontrado un mercado aún sin explorar.

A partir de su experiencia personal, Martínez empezó a idear lo que más tarde se convertiría en Espai d'Oci; básicamente, salas para alquilar donde el cliente tiene el uso exclusivo del espacio para poder crear su propia y personal celebración. Durante las horas arrendadas el usuario tiene la libertad de organizar cualquier tipo de fiesta. La única condición: dejar la sala como la encontró.

Poner en marcha la idea implicaba un riesgo, pero la familia de Martínez disponía de un local de propiedad en Tarragona.«Mi marido y yo vimos que podía ser la salida a este espacio»,así que solo había que«montarlo, probarlo y ver cómo iba», apunta Martínez.

En julio del 2011 se inauguraron la primeras dos salas. La idea caló enseguida y Martínez decidió expandir la empresa. En agosto del 2011 abrió dos salas más en Barcelona. Y en diciembre del mismo año dos más llegaron a Reus. Un año más tarde Espai d'Oci casi había duplicado el número (actualmente tiene nueve salas).«En el 2012 lo que hicimos fue afianzar el modelo de negocio, sobre todo en lo que a gestión se refiere», apunta la empresaria. Para poner un ejemplo, reconoce la necesidad de hacer un buen trabajo en el control de la demanda, pero sobre todo en el mantenimiento y la limpieza.«Anualmente hay unas 3.000 fiestas. Es mucha la gente que pasa por cada local. Hay que cuidarlo», prosigue la emprendedora. En la actualidad la empresa ha dejado Reus y el negocio se concentra entre Barcelona y Tarragona.

Modelo estandarizado

Espai d'Oci tiene un modelo de negocio completamente estandarizado. Según la empresaria,«tener los procesos muy bien definidos ayuda mucho de cara a poder expandir». Todas las salas tienen las mismas características y equipamientos:«Disponen de un billar, sofás para los adultos, un televisor, un futbolín, mesas para niños y adultos, cocina, baño y un chiquipark». El aforo es de 50 personas contabilizando niños a partir de 3 años y las salas siempre están bien comunicadas con transporte público.

Su idea inicial era poner solo la infraestructura base para que cada consumidor tuviera la libertad de organizar su propia fiesta a medida. Aun así, actualmente Espai d'Oci ofrece también la posibilidad de contratar talleres, actividades y un servicio de cátering. Cada sala se alquila por turnos de mañana o tarde y los precios oscilan entre 100 y 150 euros dependiendo de los días de la semana.

Noticias relacionadas

La empresa ya ha contabilizado una facturación anual de 600.000 euros. Cada sala ha requerido una inversión inicial de 50.000 euros aportada con capital propio de la emprendedora. Actualmente Espai d'oci emplea a 12 personas a tiempo completo.

Por otra parte, a finales del 2012«una consultora nos empezó con la hormiguita de las franquicias», informa. Pero en ese momento Martínez no lo veía muy claro.«La empresa no tenía ni dos años de histórico y el éxito podía ser fortuito. Como empresario necesitas hacer dos navidades, dos veranos, dos San Juanes, dos Reyes... para tener una estadística a nivel de facturación e incidencia», hace hincapié. Finalmente, en febrero del 2013, con cuatro meses más de experiencia en el negocio, decidió desarrollar un dosier de franquicia y este mes Espai d'Oci comenzará la aventura con la previsión inicial de«franquiciar unas ocho salas», concluye Martínez.