29 sep 2020

Ir a contenido

CONSEJO DE MINISTROS

El Gobierno prorroga un año la subida del IRPF y asume que en esta legislatura se perderán 1,3 millones de empleos

El gravamen del impuesto de la renta solo debía estar en vigor hasta el ejercicio fiscal del 2013

El Ejecutivo decide desvincular la inflación de las rentas públicas, pero no las pensiones "de momento"

El Gobierno ha decidido prorrogar un año más, hasta el 2015, el gravamen suplementario del IRPF, que inicialmente se comprometió a mantener solo durante los ejercicios fiscales del 2012 y 2013. Al finalizar el Consejo de Ministros, Soraya Sáenz de Santamaría ha confirmado que no subirá más el IVA y el IRPF, aunque sí algunos impuestos especiales y el de sociedades para grandes empresas. Además creará un tributo medioambiental, con el objetivo de apurar al máximo la consecución de más ingresos para unas arcas del Estado, cuyos déficits previstos no cumplirán las exigencias de la Unión Europea hasta el 2016, como mínimo.

El Gobierno ha elevado el objetivo de déficit presupuestario para este año al 6,3% frente al 4,5% previsto inicialmente. Asimismo, el saldo negativo para el 2014 se fija en el 5,5%, porcentaje que bajará hasta el 4,1 % en el 2015. Por último, el Ejecutivo augura un déficit del 2,7 % para el 2016. Esto significa que España no cumplirá con las exigencias de la Unión Europea sobre el déficit --el 3% del PIB--hasta el 2016. Además la deuda pública rozará el 100% dentro de tres años. La economía volverá a crecer en 2014 con un avance del 0,5%. La actual legislatura acabará con 1,3 millones de empleos perdidos y la tasa de paro será tres puntos porcentuales superior a la que había cuando Mariano Rajoy llegó al Gobierno. Se seguirá destruyendo empleo este año y el siguiente.

El Ejecutivo prevé que la economía caiga este año el 1,3%, frente al 0,5% inicialmente pronosticado, y que la tasa de paro llegue al 27,1%.
De acuerdo con la actualización de las previsiones macroeconómicas recogidas en el Programa de Estabilidad aprobado hoy por el Consejo de Ministros, la economía volverá a crecer en el 2014 a una tasa del 0,5%, en tanto que en el 2015 avanzará el 0,9% y en el 2016, el 1,3%.
La tasa de paro bajará al 26,1 % en 2014 y al 25,8 % en 2015, aunque se seguirá destruyendo empleo tanto en el 2013 como en el 2014, el 3,4 y el 0,4 %, respectivamente.

El Gobierno descarta aumentar el IRPF y el IVA, porque “la mayoría de los datos macroeconómicos no permite pedir a los españoles grandes esfuerzos ni subir impuestos”, según declaró este viernes la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. En el 2015 se suprimirá el gravamen suplementario del IRPF.

A cambio se crearán impuestos medioambientales y aumentarán algunos tributos especiales --“salvo el de hidrocarburos”-- y los impuestos de sociedades de las grandes empresas con beneficios. También habrá un impuesto sobre los pasivos de las entidades bancarias, procedentes de los depósitos de clientes, que pueden permitir una recaudación de hasta 250 millones de euros.

Un día después de que se conocieran las cifras del paro del primer trimestre, las peores de la historia, y de que Bruselas exigiera reformas "amplias y concretas", el Consejo de Ministros de este viernes aprobó el Plan de Estabilidad 2013-2016 y el Programa Nacional de Reformas que combinan un nuevo recorte de gasto con medidas para estimular el crecimiento, como la ya anunciada nueva ley de emprendedores.

Entre las medidas adoptadas se encuentra la “desindexación” de la economía española, que consiste en adoptar un índice diferente de la inflación a la hora de “fijar las rentas públicas que afecten a los contratos administrativos”, según ha afirmado Sáenz de Santamaría, que ha señalado que esta “desindexación” no afectará a las pensiones "de momento".

Como consecuencia del incremento de déficit público previsto, el tope del saldo presupuestario negativo para las autonomías será del 1,2% del PIB, cinco décimas más que el 0,7% exigido hasta ahora por el Gobierno español a los Ejecutivos autonómicos y que ha creado gravísimas tensiones de caja en la mayoría de las comunidades. 

Tanto el Plan de Estabilidad como el Programa de Reformas son las dos patas de la estrategia económica del Gobierno: consolidación fiscal para reequilibrar las cuentas públicas y reformas estructurales para corregir los desequilibrios acumulados por la economía. Es decir, el déficit presupuestario, deuda pública, balanza de pagos y exportaciones. “Falta mucho para que se traduzcan en la economía real y son requisitos imprescindibles para poder crear en empleo”, ha dicho la vicepresidenta.