CONCLUYE EL CONSEJO DE MINISTROS DE ECONOMÍA EUROPEO

Nueve países de la UE declaran la guerra al fraude fiscal

España, Francia y Alemania impulsan el intercambio de información sobre cuentas bancarias de no residentes

Bruselas pide a los Veintisiete que apoyen su proyecto para prevenir la evasión tributaria, encallado desde hace cuatro años

El ministro Guindos, en el centro, con sus homólogos francés, Pierre Moscovici (izquierda), y griego, Yannis Stournaras. ayer, en Dublín.

El ministro Guindos, en el centro, con sus homólogos francés, Pierre Moscovici (izquierda), y griego, Yannis Stournaras. ayer, en Dublín. / EFE / AIDAN CRAWLEY

1
Se lee en minutos
ELISEO OLIVERAS / Dublín (enviado especial)

Nueve países de la Unión Europea (UE) se han conjurado a luchar con firmeza contra elfraude fiscal, que priva cada año al conjunto de los Veintisiete de una recaudación tributaria de un billón de euros. España, Francia, Alemania, Italia, Gran Bretaña, Polonia, Holanda, Bélgica y Rumania se han comprometido al concluir el Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la UE en Dublín (Irlanda) a intercambiar de forma automática información bancaria sobre los ciudadanos no residentes.

La Comisión Europea ha aplaudido la iniciativa y ha instado a los Veintisiete a respaldar su proyecto para corregir los agujeros de la actual directiva sobre tributación del ahorro. El proyecto lleva más de cuatro años encallado en el Consejo de Ministros de la UE por la oposición de Luxemburgo y Austria, entre otros.

El comisario de Fiscalidad, Algirdas Semeta, ha reclamado también a los Veintisiete que respalden su propuesta para negociar acuerdos más duros contra la evasión fiscal con Suiza y el resto de paraísos financieros internacionales.

Noticias relacionadas

LUXEMBURGO CEDE ALGO PERO AUSTRIA NO

Bajo la actual presión política, Luxemburgo, un paraíso fiscal en el corazón de la UE, ha anunciado que facilitará a partir del 2015 información sobre las cuentas personales que tengan en sus bancos los ciudadanos de otros países europeos, pero no ha dado ninguna indicación de que esté dispuesto a aceptar que la transparencia se extienda a las cuentas que vayan a nombre de sociedades creadas para evadir impuestos como propone el proyecto de reforma de la directiva actual. Austria, el otro país que aún conserva el secreto bancario, rechazó con firmeza sumarse a ese intercambio de información.